lunes, 13 de junio de 2011

La aventura de la varita mágica



Había una vez una niña llamada Rita con una hermana que se llamaba Carla y era su hermana mayor. Un día Rita se fue con el colegio a una excursión a un parque natural y cuando estaban por la mitad del camino Rita vio una flor nueva que nunca había visto:
- Profe- dijo Rita
- ¿Qué pasa Rita?
- ¿Qué tipo de rosa es esa?



- Bueno, yo...yo diría, es casi imposible... ¡No la conozco! Cincuenta años trabajando de profesor y ahora no sé cual es.
El niño que lleva el herbario busca en la letra R.
- No está, Profe- dijo el niño.
- Bueno, ya la estudiaré.
Rita, sin que el Profe la vea, arrancó una de esas flores y se la guardó en el bolsillo. Cuando acabó la excursión Rita se fue a casa y llegó la noche. Claro, antes de ir a dormir puso la camiseta y los pantalones en el cesto de la ropa sucia. Al día Siguiente Rita fue a lavarse los dientes y vio algo que salía del canasto de la ropa sucia. Primero era una hormiga, después una estrella, después un planeta, pero Rita se fijo bien y...¡vio un hada!.


- Hola, me llamo Mermelada pero me puedes llamar Mermy y nací ayer de la flor que cogiste - dijo la pequeña hada poniéndose en la mano de Rita.
- Eres.. eres, no me lo puedo creer, ¡un hada real!- gritó Rita.
- Lo siento, me olvidé decir...
En ese momento entró Carla al baño para lavarse los dientes. Cuando vio a Mermy se quedó con la boca abierta.
- Eres...eres - dijo Carla.
- ¡Ho no! por favor, odio repetir las cosas, me llamo Mermy, soy un hada, nací ayer etcétera etcétera etcétera.
- Pero... ¿ Cómo es que si naciste ayer ya eres niña?
- Es que las hadas crecemos muy rápido, pero eso no importa, os concedo tres deseos.
- ¡Guau! no sabia que concedían tres deseos- dijo Rita.
- ¿ Es que no has visto la película de Cenicienta? ¡Hay por favor!, bueno vayamos al grano, ¿qué queréis?
- Quiero...- dijo Rita pensativa.
- Ay, ay, ay, ¡qué distraída soy!, primero, hay unas reglas, no podéis desear que alguien se enamore de ti, tampoco que alguien se muera o que alguien vuelva a estar vivo, no podéis desear tener mucho dinero ni ser reyes- dijo el hada leyendo un pergamino.
- ¡Esto es emocionante! - le dijo Rita en la oreja a Carla.
- Y.. venga los deseos, que no tengo para todo el día- dijo el hada.




- Deseo...deseo, deseo.... ¡Un caballo, de verdad que pueda montar en él!- gritó Rita al hada.
-Fiqui Fiqui fum Fiqui Fiqui fam que Rita la chiquitia tenga su caballo- gritó el hada al cielo. De repente Rita tenía delante de sus narices a un caballo.
- ¡Es hermoso!
- Y yo deseo.... ¡Un tutú de ballet con sus zapatitos incluidos! - dijo Carla muy nerviosa.
El hada dijo las palabras mágicas y Carla tenia el tutú puesto y los zapatitos también.
- Os queda un deseo- dijo Mermy
- Deseo...- dijo Rita pensativa.
- ¿Qué qué? ¡Ese deseo, es para mí!- gritó Carla.
- ¿Cómo? ¡Es MI deseo porque yo encontré la flor!
- ¡Tendría que ser MÍO porque soy tu hermana mayor!
- ¿Y qué pasa si eres la hermana mayor?
- ¡ Qué las hermanas mayores tienen que tener todo!
- ¡Qué tonterías dices!
- ¡ Es verdad lo que digo!
- ¡NO!
- ¡SI!
- ¿ Qué entiendes por NO? ¡ene, o, NO!
- ¡Ya basta, no soporto las peleas! - gritó Mermy.
- Por cierto, hoy es sábado ¿no?- preguntó Rita.
- Sí, ¿por qué lo dices?
- Porque hoy nos vamos a jugar al bosque, cada sábado lo hacemos.
- ¡Genial!
- ¿Por qué dices genial si no sabes que sitio es?
- ¿Después vais a seguir peleando?
- Sí, pero no has respondido a mi pregunta.
- He dicho genial porque...vosotras dos queréis el deseo y para eso he pensado esconder la varita en un sitio muy muy lejos y quien me la traiga primero gana el deseo, pero si no me la trae ninguna de las dos a tiempo tendréis que pensar un deseo para otra persona.
- ¡Guau! Yo me apunto y Rita también- dijo Carla.
- Pero...- dijo Rita sin acabar la frase.
- Bien, tendréis este día para buscar la varita. Os acompañarán estos dos pajaritos, tendréis uno para cada una. Ellos os ayudarán en el camino, él es Pam y el de al lado es Pim, Carla tendrá a Pam y Rita a Pim.


Cuando llegaron al bosque, el hada chascó los dedos y la varita desapareció.
- ¡Hora de buscar!- gritó el hada.
El pajarito de Rita se fue por un camino y el de Carla por otro.
- Piu, Piu Piu Piu- dijo Pim delante de un agujero.
- ¿Qué? ¿Quieres que me tire por ese agujero?- dijo Rita. Pim dijo que sí con la cabeza.
- No, eso ni hablar.
Rita se cayó por el agujero y se encontró con un conejo tomando el té y hablando con un topo.
- ¡Más Invitados! - gritó el conejillo.
- Bienvenida a la hora del te- dijo el topo.
- ¿Los conejos también hablan? - preguntó Rita
- Pues claro, y los topos también- dijo el conejo.
- ¡Quédate a tomar el té!
- No, no puedo, tengo que encontrar una varita mágica.
- ¿Una qué?- dijeron el topo y el conejo a la vez.
- Una varita mágica.
- Ahh, bueno, pero antes de que te vayas te voy a mostrar mi colección de antigüedades o de cosas raras. Esto es una corona del 1996 del rey Carlos Palo. Palo que quiere decir segundo , lo vi por internet.
- Un momento, eso no es una antigüedad- dijo Rita señalando un mapa.
- Eso es un mapa de algo, lo encontré esta mañana.
A Rita se le ocurrió una idea.
- ¿Me prestas el mapa?
- Claro, y... ¿ Cómo te llamas ?
- Rita.
- Hola Righta.
- No, Righta no, Rita
- Ritjga
- R- i - t- a
- Rita.
- Muy bien, así me llamo, Rita.
- Bueno, te presto el mapa, adiós.
- Adiós - dijo Rita subiendo por un agujero.
- Bueno, vamos a echar un vistazo al mapa - dijo Rita.
- *¡Piu Piu Piu Piu requete Piu!
* Traducción: ¡es el mapa de la varita mágica!
Rita saltó con el mapa de alegría pero notó como si algo le arrancara el mapa de las manos y era verdad, Carla tirándose por las lianas, pasó por delante de Rita y le sacó el mapa.
- ¡ El deseo es MÍO!- gritó Carla triunfante.
- ¡No por mucho tiempo!- gritó Rita y empezó a seguirla en secreto. Carla fue por selvas, bosques, playas hasta que Rita la perdió de vista.
- ¡Ho no, ya la he perdido de vista! - dijo Rita, ella miró para abajo y vio el mapa.
-* Piu Piu Piu Piu Piu- dijo Pim
* Traducción: se le ha caído el mapa de tanta prisa.
Rita abrió el mapa y vio un montón de caminos que pasaban por muchos sitios.
Carla se dio cuenta que perdió el mapa y fue a buscarlo. Se encontró con Rita y empezaron a pelearse hasta que rompieron el mapa por la mitad.
- ¡ Ho no! ¿Qué le voy a decir al conejo? Estará tan disgustado.
- Bueno, tú has lo que quieras, yo me voy a buscar ese deseo- dijo Carla desapareciendo entre lianas de una selva. Rita miró el mapa. Ahora solo había una selva, dos playas y un súper desierto inmenso. Ella caminó y caminó y llegó a una playa. Unos señores la miraron y algo la golpeó, Rita se desmayó. Cuando se despertó estaba en el medio del mar. Llego a una isla donde una niña le recibió.


- Hola, soy Kakakukukaka - dijo la niña.
- Hola -dijo Rita.
- ¡Ho! No puede ser.
- ¿Qué pasa?
- ¡Eres tú!
- ¡He encontrado la niña del pelo de algas!- dijo Kakakukukaka corriendo hacia un pueblo.
- ¿Quién es la niña del pelo de algas? Dijo Rita.
Ella se miró la cabeza y tenia toda la cabeza llena de algas.
Una tribu se acercó a Rita y la llevaron hasta un trono hecho con Cañas de bambú.
- Tú eres nuestra jefa.
- Ho, esto me empieza a gustar- se dijo Rita a ella misma.
- Traedme un batido de coco- dijo Rita. En un plis plas se lo tomó. Después se hizo de noche y comieron, la tribu y ella, unos pescados con alguitas.
- Piu Piu piuuuuuuu requete Piu piuuuuuuuu piuuuuuuu pi pi pi piuuuuuu- dijo Pim.
Traducción: - Te olvidaste de buscar la varita y ya no tenemos tiempo para buscarla.
- Es verdad, lo siento chicos, me tengo que ir- dijo Rita.
- Un momento, antes de que te vayas te tenemos que dar una cosa, nuestro tesoro más preciado- dijo un señor de la tribu. ¡El tesoro era la varita mágica! De repente, Carla saltó y cogió la varita. Empezaron a Pelearse hasta que llegaron donde estaba el hada.
- Bueno, no llegasteis a tiempo.
Carla y Rita hicieron un suspiro.
- Bueno, Carla, ¿para quién quieres el deseo y cuál deseo?
- Deseo...deseo...deseo...¡Que nuestra tía tenga una nueva tienda de Caramelos!
El hada dijo las palabras mágicas y su tía ya tenía una nueva tienda,
- Vale, ¿y tú, Rita?
- Deseo...deseo...deseo...Que los niños pobres tengan comida,casa, agua y dinero.
El hada dijo las palabras mágicas y todos los niños pobres fueron felices.
- Has hecho un deseo muy generoso Rita, por eso ahora tienes un deseo para ti.- dijo el hada.
- Deseo...Deseo...deseo... ¡Un viaje a París con mis padres y mi hermana!
El hada dijo las palabras mágicas y estaban en París.
- Gracias Mermy- dijo Rita, pero el hada ya desapareció y dejó en sus manos tenia una carta:
Querida Rita y Carla, el viaje a París durara dos semanas. Ahora estoy con un niño llamado Alex, ¿Os cuento un secreto? ¡Que sois las mejores niñas que he tenido, y eso no se lo digo a todos! Os mando un regalo que está en tus manos Rita, Muchos Besos:
Mermelada.
Rita abrió el regalo y era...¡Dos estrellas del cielo, una para Carla y otra para Rita!
Y así se acaba todo...
Fin

Paula Tomasini
Junio 2011