domingo, 5 de junio de 2011

La aventura del leopardo

   

Había una vez un leopardo muy bonito porque era su piel muy suave, sus manchas negras eran preciosas y otras cosas más. Vivía  en la sabana. Ese leopardo era carnívoro y no tenía nombre y vivía con una manada muy grande. Había muchos leopardos en la manada, eran como tres mil leopardos. Un día se fue a cazar unas pobres cebras que vio.

El leopardo era muy  rápido y ninguna cebra se le escapó y se fue a comerlas con su manada. Un  explorador, que vio todo eso, se puso triste porque le dio pena  que el leopardo se comiera esas cebras y entonces se dirigió a una cueva y entró.


Ahí estaba la bruja Lamppuja


con un montón de pócimas como estas:




Y el explorador le dijo:
- Bruja Lamppuja, necesito tu ayuda, quiero que un leopardo sea vegetariano ¿me puedes hacer una pócima para el leopardo?
- Vale
La bruja dijo:
- Para hacer una pócima para los leopardos que sea vegetariano, hay que echar todas las verduras del mundo y frutas, cuatro ojos de gatos  blancos, diez pelos de guepardo, un vestido entero de cavernícola, ocho pétalos de margarita y una abeja muerta.
La bruja grito:
-Ratujaaaaaaaaaaaaaa
Y salió una bruja muy joven que cogió una cuchara y probó la pócima y ocurrió que se fue directamente a una nevera con comida que tenía la bruja Lamppuja y se comió todas las verduras que encontró.
Ratuja era la hermana de Lamppuja 
 -¡Funciona! gracias  Lamppuja y Ratuja, Se alegró  el explorador.
- ¡De nada! Dijeron Lamppuja y Ratuja a la vez.
El explorador cavó un agujero no muy profundo y puso carne de jirafa y por encima puso la pócima y se escondió detrás de un árbol cercano. El leopardo se cayó en el agujero y se comió la carne, después cuando acabó se fue disparado a un huerto cercano de una señora africana llamada: kakakukukaka y se comió todas las verduras. El explorador le puso un nombre: Vegetir y el leopardo vivió feliz el resto de su vida comiendo verduras.

Fin
Paula Tomasini
domingo
6/3/11