domingo, 3 de julio de 2011

Mi canguro es una bruja



Había una vez Lara, una niña muy imaginativa que creía en las brujas, hadas, ogros... Tenía un hermano llamado Rufus y era igual que Lara, con mucha imaginación. Tenían una canguro que venía todas las tardes. Era muy buena y se llamaba Mila. Les enseñaba muchos juegos y cosas. Un día, que su madre hablaba por teléfono escucharon Lara y Rufus que Mila estaba enferma toda la semana y venía una tal Vicki.


A la noche vino Vicki y escucharon como hablaba con su madre:
- A las 12 de la noche vengo yo- dijo la Madre.
- Bien, ¿y a qué hora se acuestan?
- A las 9 de la noche, bueno, que lo paséis bien chicos.
Cuando la madre se fue Vicki dijo:
- Bueno cobardes, vosotros haced lo que queráis, yo estaré en la habitación.
Ellos la siguieron hasta la habitación y la espiaron. Estaba hablando por teléfono:
- ¡Hola Marina!- Dijo Vicki.
- ¡Hola! ¡Quedamos mañana para hacer una comida y de postre comemos esos gusanitos tan ricos!
- Mmm, ¡Vale, tengo ganas de comerlos, Me encantan los gusanitos!
- ¿Has oído?, ¡le gustan los gusanos!- dijo Rufus.
Después siguieron escuchando:
- ¿Donde estás ?- preguntó esa tal Marina.
- En una casa cuidando a dos renacuajos. Una pregunta.
- ¿Cuál?
- ¿En la comida podrá venir mi novio, Franck?
- Ho, sí, Franck, claro que puede.
- ¿Sabes?, ahora me acuerdo de cuando nos enamoramos, ¡si hubiera dicho que no lo aplastaría como un mosquito, Ja ja ja ja ja ja!
- ¡Ja ja ja ja ja ja ja!
- ¿Has oído?- dijo Rufus.
- Bueno, tengo que cortar, ¡chau!
- ¡Chau!
- Bueno, ahora, vamos a ver que hacen los cobardes.
Lara y Rufus corrieron a el salón justo cuando venía Vicki.
- Bueno Cobardes, hora de ir a dormir.
Ellos se fueron a la cama y empezaron a hablar.
- ¿Has oído? Nos ha dicho Renacuajos- dijo Lara.
- Sí, y le gustaban los gusanos- dijo Rufus.
- Y dijo que aplastaría a su novio.
- ¡Como un mosquito!
- ¡Es una bruja!
- ¡Es verdad, se nota mucho!
- Tengo un plan, mañana llamaremos a todos nuestros amigos y cuando esté Vicki, la espiaremos.
En ese momento Vicki entró a la habitación.
- Cobardes, todavía estáis despiertos.
- Es que...queremos que nos expliques una historia- Dijo Lara.
- Bien pequeños cobardes, ¡es hora del miedo! Hace mucho tiempo, en un pueblo vivía una niña llamada Clara Un día fue a un mercado y vio una tienda de muñecas de porcelana y se fue corriendo a verlas. Vio una que le encantó y le pedía a su madre: "esta, esta, quiero esta" pero el vendedor decía: " no, no, no la compres, la quiero" .



" Vale, pero cada día le tienes que cortar las uñas". El primer día, fue a casa de una amiga y se olvidó, le salió una cicatriz a la muñeca, al otro día, se fue a pasear y se olvidó, le salió otra cicatriz, al día siguiente, se fue al parque y se olvidó, le salió otra cicatriz, al otro día, se l encontraron muerta en su cama y no la volvieron a ver mas, Fin.
Rufus y Lara temblaban de miedo y se fueron a dormir con pesadillas. Lara soñaba con muñecas de porcelana que llevaban puñales y comenzaron a perseguirla. Rufus soñaba que era esclavo de la Reina muñeca de porcelana y si no hacía lo que ella decía lo mataba. Al día siguiente Rufus se despertó y vio a Lara tirando sus muñecas de porcelana por la ventana.
- ¿Qué haces?- preguntó Rufus.
- Gu gugugu Gu- dijo Lara.
- Ah, ya lo entiendo.
"Ding dong" sonó el timbre. Vicki abrió la puerta y entraron seis niños y niñas en la casa y corrieron hacia la habitación. Allí estaba Lara y Rufus. Se llamaban: Lucas, Marcos, Alex, Lola, Jessica y Carla. Se sentaron en la alfombra de la habitación.
- ¡Nuestra canguro es una bruja!- gritó Lara.
- Al menos di Hola- dijo Jessica.
- Bueno como continuaba... ¡Nuestra canguro es una bruja!- dijo Lara.
- ¿Mila? Mila es un hada- Dijo Alex.



- No, ella no, ¡Vicki! ¡La nueva canguro, la que abrió la puerta!- dijo Rufus.
- Ja Ja Ja Ja Ja- se rió Lucas.
-Lucas esto es serio- dijo Carla. Lucas se río más.
- Dejadle, ya se le pasará.- dijo Marcos.
- La espiaremos- dijo Lara.
Vicki entró dando un portazo y dijo:
- Os he pillado con las manos en la masa amigos, así que me espiaréis y me habéis dicho bruja, y a mi no me gusta, os quedareis todos sin comer.
- ¡Pues claro que usted es una bruja!- dijo Lola.
- ¡Mire como esta tratando a Rufus y a Lara!- dijo Marcos.
Vicki le sacó la lengua y se burló de Marcos, cerró la puerta dando un portazo y se fue a comer.
- Es verdad, es una bruja- dijo Lucas serio.
- Tengo hambre- dijo Alex.
- No pasa nada, yo siempre tengo reservas- dijo Lara sacando de debajo de la cama una bolsa de patatas fritas y otra de pistachos.
- ¡Vaaaaaaaya!- dijeron todos a la vez.
- Yo también tengo reservas- dijo Rufus sacando una bolsa de palomitas y una botella de agua.
- ¡Vaaaaaaya!- dijeron todos a la vez. Se sentaron en la alfombra y empezaron a comer. Cuando acabaron justo entró Vicki.
- Os lo habéis perdido, cobardes. He tenido una comida estupenda, he comido pollo, sopa y helado, ja, a ver si podéis superar eso.
Lucas hizo un eructo y le enseño la bolsa de patatas.
- ¡Tramposos, más que tramposos!- gritó Vicki pateando el suelo.
- Queremos jugar a algo contigo- dijo Carla.
- ¿Qué juegos sabes?- dijo Alex.
- Vaaaaaale, jugaremos a un juego- dijo Vicki protestando.
- ¡A cual, a cual!- dijo Jessica saltando.
-Jugaremos......ammmmm...heeee..... ¡Al juego de no molestar a Vicki más!
- Ya tiene pinta de ser una bruja - dijo Lola a la oreja de Marcos.
- ¡PARAD CON LO DE LA BRUJA, COBARDES!- tronó Vicki.
- ¡Queremos jugar!- dijo Lara
- EL JUEGO SE JUEGA ASÍ:
NO MOLESTAR A VICKI. (QUE SOY YO) DURANTE UNA HORA, ¿ESTÁ CLARO, COBARDES? - Tronó Vicki enfurecida, cerró la puerta con un portazo y se fue a mirar TV.
- Qué juego más aburrido- dijo Jessica
- Tenemos una misión. Operación Desbrujas se llamará y se trata de que Vicki se vuelva más amable- dijo Lara. Pasó una hora y se fueron al salón.
- Vicki, Vicki, Vicki- dijo Rufus.
- ¿QUÉ PASA , COBARDES?- tronóVicki.
- Has ganado una partida al....Twister!



- Vale, sí, ¿y qué me importa ?
- Mirá, se juega así: hay una ruleta y tú tiras y te puede salir: pie derecho al rojo y tienes que poner el pie derecho al rojo, por ejemplo.
- Sólo una partidita.
Jugaron todos.
- ¡Otra vez!- dijo Vicki.
- Has dicho solo una partida - dijo Lola y todos se fueron a la habitación.
- Mira, le haremos un vestido- dijo Carla y se pusieron manos a la obra.



Le hicieron este vestido rosa que veis aquí arriba. Lo empaquetaron.
- Vicki, mira, un regalo para ti- dijo Alex.

- ¿Un regalo? Me encantan los regalos, lo que odio es dar regalos, buahhh- dijo Vicki abriendo el regalo.
- Ecs, Un vestido Rosa, odio el color rosa- dijo Vicki mirando el vestido de reojo. Rápido todos fueron a la habitación y le hicieron un vestido nuevo pero ahora de color negro.


- ¡Este sí que me gusta, negro, negro como el miedo je je je je!- dijo Vicki abrazando a los niños.
- Ahora es un hada- dijo Lola a la oreja de Marcos.


- Lo siento por cuidaos tan mal, soy una bruja- dijo Vicki
- No pasa nada- dijo Lara.
- ¿Sabéis qué? Antes yo iba a una academia de danza y bailaba, os puedo enseñar.
- ¡SIIIIII! - gritaron todos.
Y aquí se acaba todo
Fin
Paula Tomasini
Junio 2011