miércoles, 12 de octubre de 2011

Calavera

Calavera es una princesa pirata que ahora está en el club de las princesas. Estaba ella en el salón de té y una princesa le preguntó:
- Eres una pirata ¿no? -.
- Sí, soy pirata- dijo Calavera dando un sorbo de té.
- Entonces, ¿Cómo conseguiste ser princesa?-.
- Bien, ahora empieza mi historia, mi tripulación estaba formada por la pirata Violeta, Caracortada y su nieto Timmy. Navegábamos en nuestro barco en busca de un tesoro (da un sorbo de te). Mientras navegábamos, escuchamos unos gritos. Fuimos hacia una isla y una señora dijo:
- Cuidado, una tripulación pirata nos atacó y puede estar cerca.
- ¿Usted sabe donde hay un tesoro? - pregunté.
- No no lo sé-. Fuimos a otra isla, preguntamos lo mismo y nos contestaron lo mismo. En otras islas hicieron lo mismo. Pasaron por una isla pequeña, muy pequeña. Había un señor que (da un sorbo de té) gritaba y agitaba las manos y fuimos hacia allí. Le preguntamos al señor si sabía donde estaba ese dichoso tesoro y nos dijo:
- Si me lleváis en vuestra barca, os ayudaré-. Nosotros aceptamos la oferta y el señor nos dijo que el tesoro esta en Plutón. (da un sorbo de te). Nosotros pensamos: "Rayos y truenos, nunca llegaremos a Plutón". Violeta le preguntó al señor:
- ¡¿Pero cómo vamos a ir a Plutón sin cohete?!-.
- Cerca está la isla de Nunca jamás, donde está Peter Pan, le pedís a Campanilla unos polvos mágicos y así volaréis-. (da un sorbo de té). Nosotros llegamos a Nunca jamás y le pedimos a Campanilla polvos
mágicos. Ella nos dijo que valían ochenta y seis doblones de oro. ( da un sorbo de té, se acaba el té y empieza a comer una galleta). No teníamos dinero, así que le dijimos adiós a Campanilla. Y nos dirigimos al barco. Subimos al barco y.... no os creeréis lo que hemos visto.. ¡Un tesoro! Como si unos duendecillos vinieran y pusieran un tesoro. Lo abrimos y había diamantes y millones de doblones de oro. Con ese dinero compramos los polvos mágicos y luego, embarcamos (da el ultimo mordisco de la galleta). Fuimos a Plutón y buscamos el tesoro. Encontramos la X pero escuchamos un grito. Seguimos la voz y nos llevó a un palacio y luego a unas celdas. En las celdas había gente. "Va, rápido, coged esas llaves y sacadnos de aquí" Lo hicimos y un rey nos dijo: " Gracias por salvarnos, puedes casarte con el príncipe Nil . Un príncipe muy guapo apareció y yo me convertí en princesa-.
- ¡Fascinante historia, Calavera! - dijo otra princesa.
- Espera, no ha acabado. Un día nos peleamos mi príncipe y yo y cortamos. Como no encontraba a ningún príncipe fui al club de las princesas, por eso estoy aquí-.
- ¡Guau, qué historia!- dijo otra princesa.
- Mañana os cuento otra de mis aventuras-.
Fin
Paula Tomasini
Setiembre 2011