lunes, 5 de diciembre de 2011

Néstor y la vaca mágica

Néstor y la vaca mágica

En una granja vivía un niño llamado Néstor. En esa granja había todo lo que hay en las granjas normales. Una noche llovió mucho en la granja y cuando Néstor se despertó vio un arco iris. Se fue a ordeñar vacas. Ordeñó a la primera que vio pero cuando miró su cubo.... ¡la leche era naranja! Probó un poco de leche que sabía a zumo de naranja. Estiró de otra teta de la vaca. ¡Salió leche rosa y con sabor a fresa! ¡Estiró de otra teta y salió leche verde con sabor a menta!. Esa mañana no tomaría leche normal. Decidió tomar leche naranja. Estaba deliciosa. Pero Néstor no sabía que vivía cerca un ladrón de vacas. Robaba las vacas, les sacaba la leche y las vendía. También a veces mataba la vaca y la vendía a las carnicerías o vendía la vaca viva. El ladrón se llamaba Marcos. Quería ser multimillonario. Cuando Marcos, el ladrón, se enteró de que había una vaca mágica empezó a fantasear:
- ¡Sí, venderé su leche a un millón de euros y me compraré un bar donde venderé más zumos! ¡Así estaré nueve años hasta que mataré a la vaca y la venderé a una carnicería! La venderé a dos billones de euros.....
Siguió fantaseando todo el día. A la noche entró en la granja de Néstor y robó la vaca. Luego se fue no se sabe dónde, pero se fue. Cuando Néstor se despertó fue a buscar a la vaca mágica. Le sacó la leche a todas las vacas pero la mágica no estaba.
- Oh, mi vaca se escapó, seguro que se escapó- dijo Néstor. Miró en el suelo y vio una nota:
Hola, soy el ladrón de vacas, yo te robé la vaca, si la quieres me tienes que encontrar. He dejado algunas pistas pero seguro que eres demasiado tonto para encontrarlas.
- ¡Me robaron la vaca!- dijo Néstor. Entró a su habitación y se vistió. También cogió una canasta en la que puso:
Un bocadillo, una botella de agua y una pera. Luego caminó hacia el bosque. Caminó un rato y vio unas huellas. El siguió las huellas. Llegaban hasta un árbol.
- ¿Dónde se puede haber escondido el ladrón?- dijo Néstor. Se apoyó en el árbol para pensar pero luego se abrió un agujero en el árbol y Néstor se cayó por él. Llegó hasta una puerta que ponía:
GUARIDA SECRETA
El entró y vio muchas vacas comiendo yerba debajo de la tierra. Néstor dio un paso.....¡Pero la puerta se cerró de golpe y Néstor se quedó encerrado con las vacas! El intentó abrir pero no había manera.
- Espera.... Debajo de la tierra..... No hay corrientes de aire... Entonces...¡Alguien me cerró la puerta! Debe ser...... ¡¡¡EL LADRON!!!- dijo Néstor. Se le ocurrió una idea. Para salir de ahí excavaría por una de las paredes de la cueva. El lo hizo y las vacas le miraron. Las vacas también participaron. Empezaron a dar golpes a la pared que estaba excavando Néstor. En una hora ya había salido.
- Gracias vacas, os doy esta pera- dijo Néstor. Le dio la pera que tenía y las vacas se la comieron. Siguió caminando. Ya no habían más pisadas. Tenía que buscar otra pista. Caminó mucho. Estaba muy cansado así que paró a descansar en un árbol. Se durmió. Cuando se despertó, estaba en otro sitio. Se encontraba en una casa. Una señora estaba al lado suyo.
- Hola, soy Laura y mi hija Maria te encontró en el bosque, esta es la habitación de mi hija- dijo la señora. El miró la habitación. Paredes amarillas.... Colgantes en el techo..... Un montón de Barbies en las estanterías de un armario......
- Hola, soy Néstor- dijo Néstor. Laura llamó a su hija. Maria entró en la habitación. Maria era pelirroja, llevaba trenzas, tenia pecas, con ojos muy verdes y el pelo largo hasta la cintura.
- Hola- dijo Néstor.
- Hola- dijo Maria. La mamá de Maria se fue de la habitación.
- Tengo un poco de frío, ¿me podrías dar una manta y chocolate caliente, por favor?-.
- ¡Pues claro!-. Maria abrió un armario y sacó una manta. Luego tapó a Néstor. Se fue a la cocina y preparó chocolate caliente. Néstor se sentó en la cama y Maria a su lado.
- Bueno, ¿Y que hacías en el bosque?- preguntó Maria. Néstor le contó todo lo que le había pasado.
- Hablando de robos, la semana pasada robaron a Paca, la gallina, y desapareció mi hermanito Timmy- dijo Maria.
- ¿Tenía algo en especial la gallina?- preguntó Néstor-.
- !Sí, ponía huevos de oro!-.
- Puede ser que el ladrón sea el mismo que robó la vaca... Saldré a investigar- dijo Néstor.
- Espera, antes de que salgas, ten este walkie talkie, para hablar conmigo- dijo Maria poniendo el walkie talkie en la canasta de Néstor. Salió y vio un pueblo. Caminó. Mientras caminaba, cantaba:

Al ladrón lo pillaré
Lo pillaré
Lo pillaré
Y que paliiiiza le daré,
Y el misterio resolveré......
Siguió cantando pero se tropezó con una piedra.
- ¡AY!- gritó. Miró la piedra y en la piedra había un pelo castaño. Luego llamó a Maria por el walkie talkie:
- ¿Hola? ¿Maria?- dijo Néstor.
- Hola Néstor- dijo Maria.
- Hola, ¿tu hermanito desaparecido era castaño?-.
- Si, ¿por qué?-.
- Porque acabo de encontrar un pelo castaño-.
- ¿Esta pegajoso?-.
- Si, esta pegajoso-.
- Lo digo por que una vez mi hermano se le ocurrió la tontería de ponerse cola en la cabeza ¡Ja ja ja!- Dijo Maria riéndose por el walkie talkie.
- Bueno, Chau- dijo Néstor.
- Chau- dijo Maria. Siguió caminando y vio un molino a lo lejos. Se le ocurrió regalarle a la mamá de su nueva amiga un saco de harina. Fue corriendo al molino. Entró y.... ¡Vio a un señor con el hermanito de Maria, Paca la gallina y a la vaca mágica!
- ¡TÚ ERES EL LADRON!- dijo Néstor.
- Sí, soy yo, y he pensado esconderme aquí para también vender los sacos de harina- dijo el ladrón.
- ¡DAME AL NIÑO, A LA GALLINA Y A LA VACA!-.
- Te los daré si tu me das oro-.
- Vale.
- Tienes hasta la medianoche para encontrar oro-.
- Ok-. A Néstor se le ocurrió un plan. Se fue corriendo a la casa de Maria y le contó todo. Luego Maria se fue a buscar cartón, tijeras y pintura dorada. Recortaron muchas redondas de cartón y las pintaron de dorado. Luego los dos se fueron al molino. Cogieron las monedas de mentira y hicieron un caminito. Luego escribieron esto en un papelito:
SIGUE LAS MONEDAS
de: Néstor.
Tocaron el timbre del molino y los dos se escondieron en unos arbustos. El ladrón salió y leyó la nota. Empezó a seguir las monedas pensando que eran de verdad. Pero... ¡Las monedas le llevaron a un policía!
- Eh, mira, es el ladrón de vacas, pongámoslo en la cárcel por sus crímenes de robar vacas- dijo el policía. Al ladrón lo pusieron en la cárcel, Néstor, recuperó su vaca y Maria la gallina y su hermanito. Se hizo una fiesta en la casa de Maria. Se lo pasaron bomba Maria y Néstor jugando. También jugaron con el hermanito de Maria. Comieron pastel y patatas. Cuando Néstor se iba a ir, la mamá de Maria le dijo:
- Estamos muy agradecidos por darnos a Timmy, así que te damos este huevo de oro de la gallina Paca. Podrás venir todos los días que quieras a nuestra casa-.
- Gracias- dijo Néstor.
- Adiós Néstor, me lo pase muy bien contigo, espero que vuelvas- dijo Maria.
- ¡Chau a todos!- dijo Néstor. Con el huevo de oro se compró otra casa, videojuegos, un ordenador... Y muchas cosas más. A partir de ese día, Néstor iba a casa de Maria cada jueves. Se hicieron grandes amigos.

FIN
De: Paula Tomasini
Para mi papá (Néstor) que fue su cumpleaños