sábado, 26 de enero de 2019

Acuática traición

Las hojas del sauce trazan un camino
entre sus hilos de seda coronas se enlazan
las lágrimas de Claude se confunden con las ondas
¡Oh todo se lo lleva el agua!

Saludan a la luna pétalos de nenúfares
su dorado ojo entre los dedos pálidos
las flores acarician su piel de plata
¡Oh todo se lo lleva el agua!

Detrás, cuna de hojas que la balancea
al son del silencio del estanque,
columnas de vapor subiendo con su alma
¡Oh todo se lo lleva el agua!

Curioso es en el mismo ver nacer y morir
pensó Claude a la orilla de su amada
y admirando su velo de dulce espuma,
sellando el matrimonio con las profundidades
pintó un último suspiro:
¡Oh todo se lo lleva el agua!


Camille Monet en su lecho de muerte, Monet (1879)


viernes, 21 de diciembre de 2018

Nacidas para arder


El traqueteo de las ruedas despierta los timbres de las casas.
La piedra fría se contrae,
los tejados languidecen,
y las ventanas tiemblan.

Es detrás de los cristales
donde los ojos tristes se humedecen
temerosos
al ver la belleza
de los firuletes dorados que lo decoran.
La iluminación tenue de las farolas cae sobre él
haciendo que destaque entre la masa
helada
deforme
transformante
 negra
 de la madrugada que lo envuelve.

El viento hurla a través de su cuerpo mecánico y de repente,
un grito
resonando en ondas expansivas a su alrededor.

Un coche fúnebre,
vacío,
se mueve solo entre la neblina de miedo,
entre la multitud de rostros de la oscuridad.

RECORDAD…
susurros que se escapan por las bisagras de sus puertas
RECORDAD…
y el tintinear de las chispas de fuego
recorría las mentes de los vecinos
que seguían buscando entre ahogos
la tumba inexistente
y el conductor invisible.
RECORDAD
y el olor a piel quemada estrangulaba a los presentes.
RECORDAD
Y los últimos suspiros volvían desde el pasado,
desde el futuro de las siguientes
y desde el presente espejo del reino de Hades
sobrevolando por delante de las gargantas.

RECORDAD
RECORDAD
RECORDAD

Tenéis mil ojos pegados a la espalda,
no dejéis
que sean
mil uno.

Un coche fúnebre
vacío
se mueve entre la neblina de miedo
solo, pero acompañado.

Se incendia,
la madera cruje,
las llamas gritan,
el calor surge del falso infierno,
de las no brujas
que quieren se recordadas.






lunes, 9 de julio de 2018

Calisto

Calisto corre
perseguida por la flecha de su hijo.

Corre
Corre
La joven osa con piel de guerrera
le pincha el corazón,
 Zeus y su bandera
que ha hecho que la sangre se desborde
en su mente, en sus piernas.

Grita, corre.
Los dioses la socorren.
Alza una mano acabada en punta
la otra también destella,
ella se cree difunta.
 
No calisto, no estás muerta.
acabaste agrupando las más bellas estrellas.
Ahora es tu figura inmortal la más observada
a través de tubos de papel
o soñadoras miradas.

Corre
Corre Calisto
pies de plumas
pisando el universo
iluminando caras
de algún astrólogo despierto.

Y por detrás los pasos redibuja
el pequeño Árcade a los de abajo embruja
aún flecha en mano
no se percata de que su ataque es en vano.

Osa mayor y Osa menor
Únen con permanente los puntos del cielo
Son la obra más bonita del arte
y ellos aún sin percatarse.




lunes, 28 de mayo de 2018

Orfeo y Eurídice


Y ya las liras se rompían

y ya sus labios se anudaban,

Un destello apagado

derritiendose sobre otro deseándolo.



Y ya los pájaros dormían,

Y ya los relojes se inmovilizaban.

Ella con el pie

ya casi traspasando el lago.



Y ya a Orfeo

la otra alma se le deslizaba

entre los brazos,

llevándose un trocito de la suya

sin consentimiento.



Adiós Eurídice.

Que conste que esto era parte de un trabajo de mitología para latín del trimestre pasado y mira, me ha gustado el resultado. 
Vivan las leyendas mitológicas y ya, que son inagotables. 

sábado, 12 de mayo de 2018

Muerto en 24


¡Qué típicas! ¡Qué caseras! ¡Qué calurosas son las campanas para la gente del pueblo! ¡Qué amigas! ¡Qué compañeras! ¡Qué puntuales! ¡Cómo ayudan a la multitud! ¡Cómo evitan retrasos!
Sí, pregúntaselo a cualquiera, el pueblo no es pueblo sin campanas igual que las cigüeñas no son cigüeñas sin campanario. Pero ¿Qué soy yo sin ellas? Alguien que deja que el tiempo corra más tranquilo, dejaría que los rayos del sol abrazaran más a los espíritus de la gente. Pero no, para mi pesan. Las campanas existen y existen cada hora . Cada hora un pelo más se me eriza,  un suspiro más al que añadir a la colección.
DING DONG DING DONG
Y mientras la gente mueve sus cabezas al son del tintineo yo le quito, temblando, un pétalo más a la flor. Cada grupo de campanas es una hora menos para mi muerte y yo lo sufro ¡Ay cómo lo sufro! ¡Qué hago caer alguna que otra hoja de los árboles por el miedo! ¡Que por ahí dejo que se pierda una risa! ¡O que alguien no se enamore! Pero no, los humanos no saben nada de eso y no lo tienen que saber porque yo soy súbdito de todo lo que hay en la tierra y si pueden disfrutar de las campanas de la plaza ¡Que disfruten de ellas!
DING DONG DING DONG
Esas, las de las doce, son las últimas que escucharé. Las últimas campanadas que anuncian mi muerte a todos, como si a mí me gustara que anunciaran en voz alta como me engullen. A mí nunca nadie me ha preguntado si quiero….
Veinticuatro, veinticuatro tintineos de dolor, veinticuatro tictacs de reloj, veinticuatro veces se mueve el agua y yo en esas veinticuatro lluevo, nievo, florezco…. Nacido para trabajar y muerto en veinticuatro.
DING DONG DING DONG
Ya llego tarde. Adiós amigos, espero que sea inolvidable para alguien, haberle cambiado la vida y que me recuerde porque yo solo existo una vez. Pero sobretodo espero que el que nacerá mañana os trate mejor que yo…

Y esas eran las últimas palabras del día al ser tragado por la noche

martes, 24 de abril de 2018

23 de abril

Hoy huele más a rosa que a acera,
las flores crecen de cada pecho
comen de cada libro.

Allí en la esquina está su elegida
es la rosa más roja, la más azucarada.

Él va con la moneda en el corazón
que a cada paso tintinea.
- ¿Me puede dar una?-.
Y ella la señala.
- Prefiero la de tus lábios-.
Los castaños de sus ojos
movieron sus ramas.

~
Ayer estaba tan agotada que no lo pude ni publicar...
El día del libro en Barcelona es la mejor fecha del año en el mejor lugar, mezcla flores y palabras, mis dos cosas favoritas. Ojalá durara toda una semana entera.  Entonces ya estaría el triple de feliz de lo que estoy (que ya es bastante)
¡Feliç Sant Jordi!🌹