lunes, 25 de julio de 2011

La pequeña princesa



Amanda es la pequeña princesa del castillo. Tiene de todo:
Un avión de verdad.
Una habitación de veinte metros.
Un zoológico de verdad.
Una criada...
La reina la mimaba mucho y el rey también.

Ella también tenía que ir al colegio de princesas. Tenia una amiga llamada Sara que iba a la escuela de princesas.


Un día en la escuela de princesas estaban en clase de modales:
- No hablar con la boca llena, repetid princesas- dijo el profesor. En la hora del patio, vio que Carolina... Ups, perdón Carolina es la guapa de la clase.


Carolina se hace la chula. Amanda veía que Carolina llevaba algo en un frasco (rosa por supuesto)...¡era un hada!.


- Te cambio mi corona por el hada- dijo Amanda.
- Ni lo sueñes- dijo Carolina.
Cuando llegó a su castillo Amanda gritó:
- ¡QUIERO UN HADA!



Un día, jugando con su hada le dijo:
- En el futuro tu tendrás un o una hermano o hermana.
- ¿Qué quiere decir hermano?- preguntó Amanda.
- Es muy difícil de explicar. Le preguntó a su mamá, la reina, que quería decir hermano, pero le contestó lo mismo.
Amanda llamó a Sara por teléfono:
- Hola Sara.
- Hola.
- ¿Sabes qué quiere decir hermano?
- No, ¿y tú?
- Tampoco, por eso te llamo.
- Tengo una idea.
- ¿Cuál?
- Vamos a la biblioteca medieval.
- Ok.
Se encontraron allí.


-Busquemos en la parte de los diccionarios- dijo Sara.
- Eres muy lista- dijo Amanda.
Buscaron en un diccionario.
- Letra h, letra h...- Dijo Sara.
- ¿Qué haces?, tienes que buscar la letra e, no en la h.
- Hermano va con h.
Después encontraron la h y la palabra hermano.
"Es una persona con los mismos padres que tú", ponía en el diccionario. Después se fueron a casa y la mamá de Amanda dijo:
- Tengo una noticia para ti:¡Vas a tener una hermanita!
- Se llamará Peach- dijo su padre.
- Va a nacer mañana y todo el reino vendrá. Al día siguiente toda la gente del reino estaba allí por que ya nació Peach y Amanda los miraba desde la habitación.
- Mira, hadita, ya no me quieren. Tengo un plan, me iré de casa a una isla desierta con todo mi equipaje - dijo la princesa. Cogió su mochila rosa y puso: Dos botellas de agua, una tienda de acampar, un saco de dormir, una nevera pequeña con comida, unos libros, unos cuadernos y lápices, una caña de pescar, un bañador y ropa, su osito de peluche, su hada y una foto de su familia. Se fue remando con una barca hasta que llegó a una isla y se preparó todo.
- ¡Tienes que volver, tus padres te están buscando!- dijo el hada. Sacó una bola mágica y salió su madre llorando y su padre buscándola.


La princesa volvió y cuando la encontraron la abrazaron y le mostraron a su hermanita.

-¿Por qué te has ido de casa?- preguntó la reina.
- Porque pensaba que ya no me querrías y me fui.
- Ho, a ti siempre te querremos mas que a nadie- dijo el rey. Amanda le enseñaba a Peach hacer muchas cosas y Peach fue creciendo y creciendo y después de muchos años se hizo grande.


Fin


Paula Tomasini
Julio 2011

domingo, 10 de julio de 2011

El club Chiqui



  En una escuela hay 5 niñas, que van a tercero y ahora mismo vamos a conocerlas:
Las 5 niñas se llaman: Carly, Nina, Janet, Lily y Tina. Nina es una gran científica y sabe muchas cosas. Tina es súper fuerte y le encanta hacer gimnasia y deporte, por supuesto, es muy valiente. Lily es súper coqueta y le encanta ir de compras. Cuando algo no le gusta pasa de ello. Lily odiaba caminar y cuando lo hacia pensaba en un jacuzzi, que es una de sus cosas preferidas. Janet era hippie y siempre llevaba un pantalón de flores y una camiseta.
Carly tenía muy buen corazón y era la más simpática de la clase, le gustaba bailar y cantar y cuando venía una nueva niña en la clase ella venía, la abrazaba, le daba un beso y decía:
- Bienvenida a la escuela 123, así se llama la escuela. ¿Quieres ser mi amiga?
Bueno, es que Carly siempre se hacia amiga de todas las niñas nuevas. Y bueno, esas 5 niñas eran amigas pero un día a Carly se le ocurrió una idea:
- Eo chicas, ya que somos tan amigas podemos hacer un club que se llame El club Chiqui.
- Vale, muy buena idea pero...¿Dónde haremos ese club, Carly?- dijo Janet
- No lo sé- dijo Carly.
- Tendría que ser en una parte del patio y también...- dijo Lily
En ese momento Nina le tocó la espalda a Carly.
- Eo, chicas, venid.
- Aaaaaa... Uf, suerte que eras tú, me diste un susto de muerte- dijo asustada Carly.
- Sí, muy gracioso, pero tenéis que ver esto.
- Vale, vale, ya vamos- dijo Tina.
En ese momento estaban en el patio, entonces sin que la profesora los mirara subieron las escaleras que les llevaba a la clase. Lily miró por la cerradura y vio a 7 padres y madres hablando con la profesora. Al lado de los padres habían 5 niñas.
- Eo, dejadme a mí- dijo Janet.
- Después de Janet a mí- dijo Tina.
- Y a mí me toca después- dijo Nina.
- Pero tú ya lo viste.
- Pero no lo vi bien.
- Tranquilas chicas, por favor, tranquilizaos, hay que hablar bajo, sino nos van a descubrir- dijo Carly.
- Eso, esas niñas de allá nunca las vi en la escuela, entonces... son nuevas niñas y..¡como hablan con nuestra profesora irán a nuestra clase!
Carly pego un grito.
- Calla, hemos dicho que no hagamos ruido, mejor dicho...¡tú lo has dicho!- dijo Lily, pero la profesora las vio y Janet se dio cuenta de que la profesora las vio y gritó:
- ¡Rápidoooooo,corred, la Profesora nos vio!
- Que hacéis aquí, ya sabéis que en la hora del patio nadie sube- dijo la profesora.
Todas corrieron y bajaron por las escaleras pero Lily se quedó en el primer escalón de la escalera.
- Corre Lily, no te quedes ahí- grito Janet.
- Estoy muy cansada.



Todas sabían que si la profesora las cogía tendrían un gran castigo.
Entonces la profesora las pilló y dijo:
- Bueno, esta vez os habéis salvado pero la próxima vez estáis castigadas.
Ellas bajaron al patio y justo cuando pisaron el suelo sonó el timbre. Rápidas como el viento corrieron hacia la clase.
- Buenos días niños, hoy hay 5 niñas nuevas, se llaman Blaki, Yema, Tania ,Luna y Estrellas, escuchad: Luna se sentara al lado de Carly y adelante de Carly irá Janet. Al lado de Janet irá Yema, Tina se sentará al lado de Blaki y adelante de Blaki irá Tania. Al lado de Tania ira Lily. Después fue la hora de comer así que Carly se acercó a Blaky y dijo:
- ¿Vamos de pareja?
- Ok.
- Bueno, ¿cómo era tu colegio?
- Se llamaba Escuela de la carnívora azul- dijo Blaki con vergüenza.
Llegaron al comedor y ese día tocaba de comer: 1º plato: sopa con pasta. 2º plato: pollo al ast con patatas fritas. Postre: yogur de fresas.
Carly se sentó al lado de Tania y dijo:
- Hola Tania.
Pero ella no decía nada
- ¿Te gusta esta escuela? ¿Quieres ser mi amiga?
Pero ella no decía nada.
-Bueno, eres una chica de pocas palabras ¿He?
Pero ella no decía nada. Tania se giró y le dijo a Carly:
- ¡¡¡¡¡¡PUEDES PARAR, PESADA!!!!!
- ¡Ho! Vale, vale, ya paro, pero no hace falta que te pongas así.
- CÁLLATE DE UNA VEZ, QUE ME MOLESTAS.
Cuando acabaron de comer se fueron al patio y Janet, Tina, Carly, Nina y Lily se reunieron
en el patio.
- No veas como me gritó Tania- dijo Carly.
- Eo, eo, falta el saludo del club primero- dijo Nina y después hicieron el saludo y empezaron a hablar:
- Tania es una antipática, no veas como me gritó- dijo Carly
- Bueno, no es para tanto, es su primer día- dijo Tina.
- En eso tienes razón- dijo Carly sentándose en un banco del patio.
- Yo he estado con Estrella y sabe un montón de informática y me ha contado una página secreta, mirad hay que picar.....
- He, he,he, no te enrolles Nina- dijo Janet a Nina.
- Bueno, todavía nos falta conocer a las otras- dijo Lily.
El día siguiente era sábado, día en que Tina y Carly hacían clase de tenis.
Dieron tres vueltas al campo para entrenar y empezaron a hablar mientras jugaban.
- ¿Tú crees que Blaki y todas esas serán amigas nuestras?- preguntó Carly.
- Bueno, Blaki parece simpática- dijo Tina.
- Sí.
- Y mira que suerte, ¡han venido para los días de colonias!
- Sí, y podemos ir juntas en una habitación.
En ese momento el profesor de tenis se acercó a ellas y les dijo:
- Ejemmm, señoritas, no se habla haciendo tenis. Después Tina y Carly se fueron a sus casas porque ya acabó la clase de tenis. Blaki llamó a Carly por teléfono:
-¿Hola?
- Hola Carly, te invito a comer.
- ¿Como supiste mi teléfono móvil?
- Es que me lo dijo un pajarito, pero eso no importa Emmm... ¿Vienes a comer?
- Por supuesto.
- Bien, la calle se llama: Calle de la niebla verde, número 13 y piso Sobre ático.
- Ok.
- Bueno, nos vemos en mi casa, adiós.
- Adiós.
Llegó la hora de comer y Carly llegó a la Calle de la niebla verde, tocó el timbre y Blaki le abrió. Miró y vio que era un piso viejo con grietas y telarañas lleno de moho.
Entró al ascensor antiquísimo y tocó el botón del sobre ático y el ascensor empezó a subir y cuando iba por el piso cinco, el ascensor bajo de golpe y Carly se dio un susto de muerte. Intentó abrir la puerta del ascensor pero no pudo, ¡estaba encerrada!
- Ho no, voy a llamar a Blaki, ella sabrá lo que hacer.
Sacó el móvil y la llamó:
- A ver, el teléfono es... 68 88 90 10 54 13.
No contestaba nadie.
- Ho no, la comida es a la una, y es la una y media, llegaré tarde.
- Puede ser que se abra la puerta dando golpes.
Carly empezó a dar patadas a la puerta pero no se abría. Después dio golpes a la puerta y luego picó todos los botones del ascensor pero no se movía.
- Quizá si salto el ascensor se irá para abajo. Y empezó a saltar pero no funcionó. Carly se sacó la chaqueta que tenía, se acostó en un rincón del ascensor, y luego se puso la chaqueta como si fuera un cojín, se sacó también el abrigo y se lo puso como manta.
Carly cerró los ojos y se quedó dormida. Pasaron horas y mas horas pero no se despertaba. Blaki como tardaba tanto Carly, bajó por las escaleras a ver si venía y miró por la puerta pero no vio a nadie. Se asomó por la puerta del ascensor y vio a Carly dormida. Blaki dio una patada al ascensor y la puerta se abrió.
Despertó a Carly y dijo:
- Carly, ¿No te acordabas que en los ascensores está el botón de la campana?
- Ups, pues...no.
Ellas dos comieron y tuvieron una comida estupenda. El día siguiente era lunes y tocaba ir de colonias.
-¡Guau, que chulo, las colonias!- gritó Tina.
- Sí, al fin llegaron, espero que hagamos algo científico- dijo Nina.



Se subieron al autocar y Janet se sentó al lado de Tania:
- Hola Tania,¿sabes lo que son las colonias, no?
- S...sí ¿por qué lo dices?
- No, por nada.
Tania estaba temblando y Janet le preguntó:
- Tania, ¿qué te pasa amiga?
- No, no es nada.
Al sillón de atrás estaban Tina y Yema.
Yema estaba temblando y Tina le dijo:
- Eo, Yema, ¿Qué te pasa? ¿Tienes frío? Si tienes frío ten mi chaqueta.
Todas las cinco niñas nuevas del autobús temblaban y tartamudeaban. Blaki, que Iba con Luna,le dijo en secreto:
- Blaki, si nos descubren de la transformación en vampiro, ¡lo seremos para siempre! -
Nina que iba con Lily y estaba en el asiento de atrás, escuchó el secreto.
- ¿Has oído, Lily? - dijo Nina.
- El qué.
- El secreto.
- ¿Qué secreto?
- El que dijo Luna.
- No.
Nina le contó el secreto a Lily y todas las del grupo Chiqui lo supieron. Cuando llegaron a la casa de colonias era ya de noche y el grupo se fue a dormir todas en la misma habitación, pero las cinco niñas nuevas se taparon con la manta de la cama.
- Chicas, hoy nos despertamos a las doce de la noche y hablamos un poco y todas se fueron a la cama. Por fin llegaron las doce de la noche y las amigas se despertaron y empezaron a hablar:
- Las chicas están un poco raras- dijo Lily.
- Sí, hay que descubrir eso de la transformación de vampiro- dijo Carly.
- Un momento, voy a ver si están dormidas - dijo Tina y cuando levantó la manta de Estrellas....¡no había nada! También levantaron la de las demás y tampoco había nada.
- Sabéis, habría que ir afuera- dijo Janet.
Y todas abrieron la ventana y se fueron por la oscuridad de la noche.
- Mirad, ¡Allá hay alguien que se aleja y parecen nuestras amigas! - dijo Nina.
Lily estaba tirada en el suelo.
- Estoy cansada- dijo Lily.
- Venga, arriba vaga, que solo hemos caminado un kilómetro y ya te cansas- dijo Tina.
- Vale, sí, dejad la conversación para mas tarde, hay que alcanzarlas- dijo Nina. Empezaron a correr pero no las alcanzaban, después una empezó a volar, después otra y después todas a la vez.
- ¿Habéis visto eso?- dijo Lily.
- Estaban volando- repitió Lily.
- Sí, ¿pero cómo las alcanzamos?- pregunto Carly.
- Tengo una idea, como mi padre vive aquí podemos ir a su taller y coger una ala delta- dijo Tina.
- Muy buena idea- dijo Carly. Ese noche era luna llena y se veía la luna en el cielo, un lobo aulló y Lily empezó a temblar.


Todas empezaron a temblar.
- Venga chicas, no me digáis que sois unas gallinas, por favor, los fantasmas no existen, ni las brujas, ni los vampiros etc...



Una de las amigas nuevas se dio cuenta de lo que dijo Tina y salió corriendo hacia ella.
- He, esa que viene corriendo por ahí no es...- dijo Tina sin acabar la frase. Yema se le tiró encima con unos dientes afilados con sangre.
- ¿Yema es un vampiro?- dijo Tina.
- Los vampiros... ¡¡¡SI EXISTEN!!! - dijo Yema convertida en vampiro.
- Ho Ho, ¡a correr!- repitió Tina y todas fueron corriendo hacia la casa de colonias.
Llegaron a la casa y ya era de día.
- A despertaos todos, venga, venga- dijo la profesora.
Pasaron el día fantástico y a la tarde, Carly le preguntó a Yema:
- ¿Eres un vampiro... cada noche?
Pero Yema no respondió. En la hora libre, Tina, Nina, Carly, Lily y Janet se reunieron:
- Les pasa algo a las vampiresas - Dijo Carly.
- Si, Blaky esta rara- dijo Janet.
- Y Luna- dijo Tina.
- Y Tania - dijo Lily.
- Y Estrella- dijo Nina.
- Tengo una idea- dijo Carly.
- Le podemos hacer un regalo- repitió Carly.
- ¡ Un set de maquillaje! - dijo Lily y pegó un grito.
- ¡Lily!- dijo Tina.
- A ti te gusta pero a ellas no lo creo- dijo Janet.
- ¡Bueno, a mi ya me basta hacerles un dibujo soso! - dijo Lily.
- ¡Lily!- dijo Tina.
- ¡No me gastes el nombre, recórcholis!
Después todas se empezaron a pelear y a gritar menos Carly, que se tapaba las orejas.
- Chicas, chicas, calma, le vamos a hacer un regalo que siempre lo recordarán- dijo Carly.
- ¿Un robot con rayos láser por los ojos? ¡Eso si que mola!- dijo Nina.
- ¡Nina!- dijo Tina.
- ¡Tina!- dijeron Nina y Lily a la vez, mirándola a los ojos.
- Como continuaba...¡Le haremos un regalo enorme!- dijo Carly.
- ¿Y cuál es?- preguntó Tina.
- Una.....Muñeca.....si.....¡que la hagamos nosotras!
- Cojamos hojas, palos y lo que sea y cuando sea la otra hora libre nos reunimos con todo y le hacemos la muñeca- dijo Janet.
- Buena idea- dijo Nina. En la próxima hora libre todas llevaban cosas.
- ¿Que tenéis?- preguntó Carly.
- Yo cogí unas botellas, cajas y bolsas que encontré en el suelo y en mi mochila- dijo Tina.
- Yo flores, hojas y palos que encontré caminando por el bosque- dijo Janet.
- Yo telas, agujas y pega del taller que hicimos- dijo Lily.
- Muy bien, yo traje mi yoyó, hojas de diario, e hilos- dijo Carly.
- ¿Estás dispuesta a regalar tu yoyó?- preguntó Tina.
- ¡Si es tu tesoro!- dijo Janet.
- Sí, lo regalaré. Juntas hicieron una muñeca.



Y en la mano tenia el yoyo. A la noche, fueron en busca de las vampiresas pero solo encontraron a Blaki chupando la sangre a una vaca muerta.
- Dejadme a mí - dijo Tina con la muñeca y caminando hacia Blaki.
- Hola Blaki, tengo un regalo para ti- repitió Tina y le dio la muñeca.
- Es, es, preciosa, gracias- dijo Blaki que se convirtió en niña.
-De nada- dijeron todas a la vez.
- ¿Cómo has hecho para ser vampira?- preguntó Janet.
- Venid, que os lo explicaré- dijo Blaki.
Las llevó a una cueva y se sentaron en unos almohadones. Blaki explicó la historia:
- Yo era pequeña y era muy traviesa, vivía en un castillo porque soy y era princesa, vivía con mis amigas Yema, Estrella, Tania y Luna. Me gustaba hacer bromas, hasta que un día mis amigas y yo nos reunimos en el jardín y organizamos una broma para hacerle a mi padre Pusimos un trozo de jabón en el suelo y mi padre resbaló con el jabón y nosotras le tiramos una tarta en la cara. Mi padre se enfadó mucho y nos puso la maldición de ser vampiras cada noche y si no queríamos que pasara eso teníamos que pedirle perdón, y si no seriamos vampiresas toda la vida. Pero no le pedimos perdón porque pensábamos que era... ¡de bobos perdonar! Entonces nos dijo: "Solo alguien con el corazón puro que se atreva a daos un regalo, os salvará de la maldición" y habéis sido vosotras.
- No, nosotras no, Tina es la que a sido- dijo Carly.
- No exageréis- dijo Tina.
- ¡VIVA TINA!- Gritaron todas a la vez. Y aquí se acaba esta aventura.
Fin



Paula Tomasini
Julio 2011




domingo, 3 de julio de 2011

Mi canguro es una bruja



Había una vez Lara, una niña muy imaginativa que creía en las brujas, hadas, ogros... Tenía un hermano llamado Rufus y era igual que Lara, con mucha imaginación. Tenían una canguro que venía todas las tardes. Era muy buena y se llamaba Mila. Les enseñaba muchos juegos y cosas. Un día, que su madre hablaba por teléfono escucharon Lara y Rufus que Mila estaba enferma toda la semana y venía una tal Vicki.


A la noche vino Vicki y escucharon como hablaba con su madre:
- A las 12 de la noche vengo yo- dijo la Madre.
- Bien, ¿y a qué hora se acuestan?
- A las 9 de la noche, bueno, que lo paséis bien chicos.
Cuando la madre se fue Vicki dijo:
- Bueno cobardes, vosotros haced lo que queráis, yo estaré en la habitación.
Ellos la siguieron hasta la habitación y la espiaron. Estaba hablando por teléfono:
- ¡Hola Marina!- Dijo Vicki.
- ¡Hola! ¡Quedamos mañana para hacer una comida y de postre comemos esos gusanitos tan ricos!
- Mmm, ¡Vale, tengo ganas de comerlos, Me encantan los gusanitos!
- ¿Has oído?, ¡le gustan los gusanos!- dijo Rufus.
Después siguieron escuchando:
- ¿Donde estás ?- preguntó esa tal Marina.
- En una casa cuidando a dos renacuajos. Una pregunta.
- ¿Cuál?
- ¿En la comida podrá venir mi novio, Franck?
- Ho, sí, Franck, claro que puede.
- ¿Sabes?, ahora me acuerdo de cuando nos enamoramos, ¡si hubiera dicho que no lo aplastaría como un mosquito, Ja ja ja ja ja ja!
- ¡Ja ja ja ja ja ja ja!
- ¿Has oído?- dijo Rufus.
- Bueno, tengo que cortar, ¡chau!
- ¡Chau!
- Bueno, ahora, vamos a ver que hacen los cobardes.
Lara y Rufus corrieron a el salón justo cuando venía Vicki.
- Bueno Cobardes, hora de ir a dormir.
Ellos se fueron a la cama y empezaron a hablar.
- ¿Has oído? Nos ha dicho Renacuajos- dijo Lara.
- Sí, y le gustaban los gusanos- dijo Rufus.
- Y dijo que aplastaría a su novio.
- ¡Como un mosquito!
- ¡Es una bruja!
- ¡Es verdad, se nota mucho!
- Tengo un plan, mañana llamaremos a todos nuestros amigos y cuando esté Vicki, la espiaremos.
En ese momento Vicki entró a la habitación.
- Cobardes, todavía estáis despiertos.
- Es que...queremos que nos expliques una historia- Dijo Lara.
- Bien pequeños cobardes, ¡es hora del miedo! Hace mucho tiempo, en un pueblo vivía una niña llamada Clara Un día fue a un mercado y vio una tienda de muñecas de porcelana y se fue corriendo a verlas. Vio una que le encantó y le pedía a su madre: "esta, esta, quiero esta" pero el vendedor decía: " no, no, no la compres, la quiero" .



" Vale, pero cada día le tienes que cortar las uñas". El primer día, fue a casa de una amiga y se olvidó, le salió una cicatriz a la muñeca, al otro día, se fue a pasear y se olvidó, le salió otra cicatriz, al día siguiente, se fue al parque y se olvidó, le salió otra cicatriz, al otro día, se l encontraron muerta en su cama y no la volvieron a ver mas, Fin.
Rufus y Lara temblaban de miedo y se fueron a dormir con pesadillas. Lara soñaba con muñecas de porcelana que llevaban puñales y comenzaron a perseguirla. Rufus soñaba que era esclavo de la Reina muñeca de porcelana y si no hacía lo que ella decía lo mataba. Al día siguiente Rufus se despertó y vio a Lara tirando sus muñecas de porcelana por la ventana.
- ¿Qué haces?- preguntó Rufus.
- Gu gugugu Gu- dijo Lara.
- Ah, ya lo entiendo.
"Ding dong" sonó el timbre. Vicki abrió la puerta y entraron seis niños y niñas en la casa y corrieron hacia la habitación. Allí estaba Lara y Rufus. Se llamaban: Lucas, Marcos, Alex, Lola, Jessica y Carla. Se sentaron en la alfombra de la habitación.
- ¡Nuestra canguro es una bruja!- gritó Lara.
- Al menos di Hola- dijo Jessica.
- Bueno como continuaba... ¡Nuestra canguro es una bruja!- dijo Lara.
- ¿Mila? Mila es un hada- Dijo Alex.



- No, ella no, ¡Vicki! ¡La nueva canguro, la que abrió la puerta!- dijo Rufus.
- Ja Ja Ja Ja Ja- se rió Lucas.
-Lucas esto es serio- dijo Carla. Lucas se río más.
- Dejadle, ya se le pasará.- dijo Marcos.
- La espiaremos- dijo Lara.
Vicki entró dando un portazo y dijo:
- Os he pillado con las manos en la masa amigos, así que me espiaréis y me habéis dicho bruja, y a mi no me gusta, os quedareis todos sin comer.
- ¡Pues claro que usted es una bruja!- dijo Lola.
- ¡Mire como esta tratando a Rufus y a Lara!- dijo Marcos.
Vicki le sacó la lengua y se burló de Marcos, cerró la puerta dando un portazo y se fue a comer.
- Es verdad, es una bruja- dijo Lucas serio.
- Tengo hambre- dijo Alex.
- No pasa nada, yo siempre tengo reservas- dijo Lara sacando de debajo de la cama una bolsa de patatas fritas y otra de pistachos.
- ¡Vaaaaaaaya!- dijeron todos a la vez.
- Yo también tengo reservas- dijo Rufus sacando una bolsa de palomitas y una botella de agua.
- ¡Vaaaaaaya!- dijeron todos a la vez. Se sentaron en la alfombra y empezaron a comer. Cuando acabaron justo entró Vicki.
- Os lo habéis perdido, cobardes. He tenido una comida estupenda, he comido pollo, sopa y helado, ja, a ver si podéis superar eso.
Lucas hizo un eructo y le enseño la bolsa de patatas.
- ¡Tramposos, más que tramposos!- gritó Vicki pateando el suelo.
- Queremos jugar a algo contigo- dijo Carla.
- ¿Qué juegos sabes?- dijo Alex.
- Vaaaaaale, jugaremos a un juego- dijo Vicki protestando.
- ¡A cual, a cual!- dijo Jessica saltando.
-Jugaremos......ammmmm...heeee..... ¡Al juego de no molestar a Vicki más!
- Ya tiene pinta de ser una bruja - dijo Lola a la oreja de Marcos.
- ¡PARAD CON LO DE LA BRUJA, COBARDES!- tronó Vicki.
- ¡Queremos jugar!- dijo Lara
- EL JUEGO SE JUEGA ASÍ:
NO MOLESTAR A VICKI. (QUE SOY YO) DURANTE UNA HORA, ¿ESTÁ CLARO, COBARDES? - Tronó Vicki enfurecida, cerró la puerta con un portazo y se fue a mirar TV.
- Qué juego más aburrido- dijo Jessica
- Tenemos una misión. Operación Desbrujas se llamará y se trata de que Vicki se vuelva más amable- dijo Lara. Pasó una hora y se fueron al salón.
- Vicki, Vicki, Vicki- dijo Rufus.
- ¿QUÉ PASA , COBARDES?- tronóVicki.
- Has ganado una partida al....Twister!



- Vale, sí, ¿y qué me importa ?
- Mirá, se juega así: hay una ruleta y tú tiras y te puede salir: pie derecho al rojo y tienes que poner el pie derecho al rojo, por ejemplo.
- Sólo una partidita.
Jugaron todos.
- ¡Otra vez!- dijo Vicki.
- Has dicho solo una partida - dijo Lola y todos se fueron a la habitación.
- Mira, le haremos un vestido- dijo Carla y se pusieron manos a la obra.



Le hicieron este vestido rosa que veis aquí arriba. Lo empaquetaron.
- Vicki, mira, un regalo para ti- dijo Alex.

- ¿Un regalo? Me encantan los regalos, lo que odio es dar regalos, buahhh- dijo Vicki abriendo el regalo.
- Ecs, Un vestido Rosa, odio el color rosa- dijo Vicki mirando el vestido de reojo. Rápido todos fueron a la habitación y le hicieron un vestido nuevo pero ahora de color negro.


- ¡Este sí que me gusta, negro, negro como el miedo je je je je!- dijo Vicki abrazando a los niños.
- Ahora es un hada- dijo Lola a la oreja de Marcos.


- Lo siento por cuidaos tan mal, soy una bruja- dijo Vicki
- No pasa nada- dijo Lara.
- ¿Sabéis qué? Antes yo iba a una academia de danza y bailaba, os puedo enseñar.
- ¡SIIIIII! - gritaron todos.
Y aquí se acaba todo
Fin
Paula Tomasini
Junio 2011