miércoles, 31 de julio de 2013

Los súper héroes ridículos



En todos las ciudades hay una oficina de súper héroes. ¿Y qué se supone que es eso? Bueno, pues es un lugar donde todos los súper héroes de todos los poderes están trabajando. Cada uno tiene su propia salita con un escritorio, una silla de esas que dan vueltas, un teléfono, un ordenador, una impresora, una fotocopiadora y aire acondicionado. Ahí están todo el día escribiendo en el ordenador. ¿Todo el día? ¡Todo el día no! También en las salitas tienen "la alarma" que es una alarma que suena cuando alguien esta en apuros y necesitan al súper héroe, entonces el súper héroe deja de escribir y sale disparado por los tubos de salida. Todos tienen poderes muy buenos como Aquaman o Firegirl o el increíble Fuerzaboy. Bueno, todos no. Estaba Manzanaman, Gatowoman, Bananawoman y Perroman. A ellos nunca les llamaban con "la alarma". Bueno en verdad directamente NUNCA les llamaban. Sus alarmas estaban con telarañas. Esos súper héroes con poderes ridículos eran amigos y un día se reunieron para hablar.
- ¡Nadie nos necesita!- dijo Manzanaman.
- ¡Vámonos!- dijo Gatowoman. Y los súper héroes se fueron de la oficina, mejor dicho,  renunciaron. Los cuatro se fueron tristes.
- Ojalá tuviéramos poderes chulos- dijo Perroman.
- ¡Todos lo deseamos, tonto!- dijo Gatowoman.
 Gatowoman y Perroman se llevaban fatal.
- Si hubiera una manera de salvar a la gente...- dijo Bananawoman.
- ¿Alguien sabe dónde están nuestras casas?- dijo Manzanaman.
- No sé, yo solo ladro y muerdo, no tengo un GPS metido dentro de mi panza- dijo Perroman.
-¿Qué tal si vamos volando?- dijo Gatowoman.
- Pésima idea, gato- dijo Perroman.
- ¡Pues a mi me parece bien!- dijo Bananawoman.
- ¡Vayamos volando!- dijo Manzanaman. Pero los súper héroes, a parte de tener poderes ridículos, no sabían volar muy bien. Bueno, Gatowoman no volaba, trepaba por las paredes con sus garras afiladas. Así que ella tenia que ir trepando de pared en pared. Pero la que menos sabía volar era Bananawoman que con su traje de forma "abananada"
no podía controlarse muy bien. Y volando se chocó contra una ventana, atravesó el vidrio y entró en la habitación de un niño de 11 años. El niño justo entró en la habitación y al ver a Bananawoman se asustó.
- ¡AAAAAAAHHHHHHHH! ¡UNA VENDEDORA DE BANANAS HA ENTRADO A MI HABITACIOOOOON!- dijo el niño.
- ¡Shhhhh! ¡Tranquilo! No soy ninguna vendedora de bananas, soy la súper, cutre, ex heroína Bananawoman- dijo Bananawoman. En ese momento, Manzanaman, Perroman y Gatowoman, entraron en la sala por la ventana.
- ¡Bananawoman! ¿Estás bien?- dijo Gatowoman.
- Sí, sí, solo un poco mareada-.
- ¡OH NO! ¡MI CASA ESTÁ LLENA DE SÚPER HÉROES CUTRES!- dijo el niño.
- Somos Manzanaman, Perrroman, Gatowoman y Bananawoman, ex súper héroes- dijo Manzanaman.
- Soy Pu- dijo el niño.
- ¿Pu? ¿Te llamas Pu? ¡Que nombre más raro!- dijo Perroman.
- ¡Oye no le ofendas, chucho!- dijo Gatowoman.
- No, tranquilos, no me he ofendido- dijo Pu- ¿pero porqué ya no sois súper héroes?-. Manzanaman le explicó el por qué y luego Bananawoman añadió:
- Siempre hemos deseado ser como Hieloman o Natugirl, esos súper héroes tan conocidos y geniales-.
- ¡Oh, Oh! ¡Yo soy Mega fan de Fuerzaboy! ¡Me encanta! ¡Tengo toda la puerta de mi armario llena de pósters de él!- dijo Pu abriendo la puerta de su armario- también tengo una camiseta firmada por él, una libreta con una foto suya en la tapa y una manta con una foto suya.
- ¡Ojalá salváramos gente!- dijo Perroman.
- ¡Pero podéis salvar gente!- dijo Pu- ¡No necesitáis poderes para ayudar y salvar! Con el trabajo en equipo seguro que lo conseguís. El otro día ayudé a una abuelita a cruzar la calle, y lo hice sin poderes. El otro día, mi equipo ganó un partido de fútbol.¿Y como lo hicimos? ¡Con trabajo en equipo!-.
- ¡Tienes razón! ¡Podemos ser súper héroes sin tener poderes!- dijo Bananawoman.
- Gracias Pi, seguiremos tu consejo- dijo Gatowoman.
- Me llamo Pu, ¿Es que no puedes recordar dos letras?- dijo Pu. Pero los súper héroes ya se habían ido en dirección a la oficina.
- ¡Jefe, Jefe!- dijo Manzanaman corriendo al ver al jefe en la puerta de la entrada.
- Mira, los ex súper héroes ¡QUE NO SERVÍAN PARA NADA!- dijo el jefe enfadado.
- ¡Queremos volver!- dijo Perroman.
- ¿Para qué? ¿¡PARA PASAROS TOOOOODO EL SANTO DÍA EN EL ORDENADOR JUGANDO AL TETRIS Y SIN HACER INFORMES DE LAS PERSONAS SALVADAS?!- dijo el jefe.
- ¡Pero señor, si a nosotros nunca nos llamaban! ¿Como quería que hagamos informes?- dijo Gatowoman.
- En eso tienes razón...¡DA IGUAL! ¡ELASTIWOMAN, RAPIDGIRL, RAYOMAN Y SALTINBOY OS SUSTITUYEN Y LO HACEN DE MARAVILLA! ¡ASI QUE FUERAAAAA!- dijo el jefe entrando en la oficina y dando un portazo.
- ¡NOS DA IGUAL LO QUE DIGA! ¡VAMOS A AYUDAR A LA GENTE SIN ESTAR EN LA OFICINA!- dijo Manzanaman.
- Vale, pero me cambiaría de traje porque todos nos señalan y se ríen- dijo Bananawoman.
- Si, tienes razón- dijo Gatowoman.
- ¡Vayamos a un sastre!-. Fueron al primer sastre que vieron y les hicieron unos trajes geniales.
- ¡Estoy guapísima!- dijo Bananawoman.
- ¡Ahora vayamos por la ciudad buscando a alguien que ayudar!- dijo Manzanaman. Caminaron un buen rato sin encontrar a nadie. Mientras, Perroman y Gatowoman se iban diciendo "cumplidos".
- ¡Tonto!- dijo Gatowoman.
- ¡Estúpida!- dijo Perroman.
- ¡Descerebrado!-.
- ¡Inútil!-.
- ¡Podéis parar de una maldita vez por favor!- dijo Manzanaman.
- Yo paro...¡Si él para!-dijo Gatowoman.
- ¡Y yo paro si ella para!- dijo Perroman.
- ¡Idiota!- dijo Gatowoman.
- ¡Lela!- dijo Perroman. Al cabo de un rato, vieron a un gatito atrapado en un árbol.
- ¡Mirad, un gatito atrapado en un árbol!- dijo Bananawoman.
- ¡Vamos a salvarlo!- dijo Manzanaman. Los súper héroes corrieron hacia el árbol. Mucha gente estaba alrededor suyo.
- ¡Nosotros salvaremos al gatito!- dijo Manzanaman. Toda la gente los miró.
- ¡Vamos Manzanaman! Me subiré a tus hombros para sacar al gatito del árbol- dijo Gatowoman. Y así lo hicieron. Pero en ese momento, a Bananawoman se le escapó una cascara de plátano y Manzanaman y Gatowoman cayeron de espaldas donde había una basura y se cayeron dentro de ella. Mucha gente se rió y lo grabaron con su móvil.
- ¡No os preocupéis! Con mis súper ladridos haré que se asuste y baje del árbol- dijo Perroman. Pero Gatowoman salió de la basura y le dijo:
- ¡No, no! ¡Tus ladridos serán inútiles! ¡Deja que escale con mis uñas para sacarlo!-.
- ¡No!-.
- ¡Déjame!-.
- ¡Que no!-.
- ¡QUE ME DEJES CHUCHO!-. Entonces Perroman pisó una manzana de Manzanaman que disparó sin querer y se cayó en una caja que tenia papel de water. La gente se rió aun más y siguieron grabando con los móviles.
- ¡Voy a intentar subir yo sola al árbol!- dijo Bananawoman. Pero pisó mal y se cayó a una fuente. La gente se partió de risa y siguieron grabando. Pero en ese instante, Elastigirl (una de las súper heroínas que los sustituía en la oficina) apareció y con su elasticidad se estiró y cogió al gatito del árbol.
- ¡Bravo! ¡Elastigirl a bajado al gatito!- decía la gente.
- Bravo! Bravo!- decían. Entonces el súper jefe de la oficina llegó volando y se puso delante de los cuatro súper héroes inútiles.
- ¡JA JA JA! ¡COMO ME RÍO! ¡NI SIQUIERA PODÉIS BAJAR A UN INSIGNIFICANTE GATITO DE UN ÁRBOL! ¡ES QUE SOIS MUY INÚTILES!- dijo el jefe. Perroman salió de la caja de papel de water y dijo:
- Chicos, nuestro ex jefe tiene razón. Ni siquiera podemos bajar a un gatito de un árbol. Tendremos que separarnos y seguir nuestro propio camino- dijo Perroman triste.
- Sí, tienes razón- dijo Bananawoman muy triste.
- ¡Somos I-N-U-T-I-L-E-S!- dijo Gatowoman casi llorando.
- Bueno, hasta nunca...Adiós- dijo Manzanaman. Los súper héroes se despidieron tristes y se fueron. Dentro de unas semanas, Bananawoman que ahora tapaba su antiguo nombre de súper heroína con el nombre Helen, trabajaba en una lavandería. Perroman se llamaba Mark y trabajaba en un puesto de perritos calientes. Gatowoman se llamaba July y  trabajaba en una peluquería y por ultimo Manzanaman se llamaba John y trabajaba en un restaurante de camarero. Bueno, todos los ex Súper héroes trabajaban fatal en sus trabajos. Helen, en la lavandería mezclaba la ropa de color fuerte con la blanca, a Mark se le quemaban las salchichas en el puesto de perritos calientes, July en la peluquería cortaba de cualquier manera el pelo y John en el restaurante tardaba demasiado en repartir las comidas. Una tarde Helen (Bananawoman) se fue a visitar a su amigo Pu.
- ¿Ya no sois súper héroes?- dijo Pu después de escuchar la historia.
- No-.
- ¡Pero Bananawoman!..- dijo Pu sin poder acabar la frase porque Helen le interrumpió.
- Ya...No me llames Bananawoman, me llamo Helen-.
- ¡No tenéis que rendiros!- dijo Pu - ¡Se que podéis hacerlo!-.
- ¡TIENES RAZÓN!- dijo Helen.
- ¿Eres una Heroína o una gallina?- dijo Pu.
- ¡Soy una heroína!-.
- ¡No te escucho! ¿Una heroína o una gallina?-.
- ¡UNA HEROÍNA!-.
- ¡Más alto! ¿Una heroína o una gallina?-.
- ¡UNA HEROINAAAAAAA!-.
- ¡Vale vale! Tampoco tan alto...- dijo Pu.
- ¡Empezaré mañana a reunir el grupo de nuevo! Empezaré primero con July- dijo Helen.
El resto de la tarde, Helen lo aprovechó para jugar con Pu. Y luego se marchó a su casa. Al día siguiente, Helen fue al a peluquería "Mechón a Mechón" que era donde estaba July (o sea, Gatowoman) entró y se dirigió hacia donde estaba July que no estaba ocupada.
- ¡July! ¡Cuanto tiempo sin verte!- dijo Helen. July la miró con cara rara.
- Vale, no me reconoces ¿No? ¡Soy Helen!- dijo Helen.
- Bueno vale, que interesante, ahora acércate para que te pueda cortar el pelo- dijo July.
- ¿Cómo?- dijo Helen, pero July ya le había cogido el pelo y se lo cortó.
- ¡JULY! ¡¿PERO QUÉ HACES?! ¡OH NO! ¡MI HERMOSA CABELLERA RUBIA!- dijo Helen.
- Muy bien, ya te lo he cortado, ahora págame- dijo July.
- ¡PERO JULY! ¡SOY BANANAWOMAN!- dijo Helen. Todos los clientes la miraron.
- ¿Qué? ¡Sigan con lo suyo, cotillas!- dijo Helen.
- ¡Ah! ¡Bananawoman! Bueno, ¿qué pasa? ¿Por qué viniste!- dijo July
- Bueno porque quería volver a reunir al grupo otra vez. ¡No tenemos que rendirnos!- dijo Bananawoman.
- ¡Ah no, no! ¿Qué ganaré yo si entro? ¡Mira! ¡Somos los payasos de internet! ¡200.678.134 personas han visto el video de nosotros intentando salvar el gatito!- dijo July enseñándole el video con el móvil.
- ¡Vamos! ganarás....¡Esa cinta mía que te gusta tanto!- dijo Helen.
- ¿Te refieres a esa de flores?- dijo July.
- ¡Sí, claro!-.
- ¡ENTONCES ACEPTARÉ! ¡Me encanta esa cinta!- dijo July. Las dos se fueron a buscar a John (Manzanaman). Fueron al restaurante "Para chuparse los dedos".
- ¡Pero ten claro que solo me uní para ganar esa cinta!....y también porque eres mi amiga, je je je- dijo Gatowoman. Entraron en el restaurante.
- Busquemos a John- dijo Helen. Buscaron y lo vieron llevando una pila enorme de platos con comida.
- Aqui tiene seño...- dijo John sin acabar la frase porque se le cayeron todos los platos al suelo.
- ¡MI COMIDA! ¡ES EL PEOR CAMARERO DEL MUNDO!- dijo el señor. Y le empezó a tirar comida.
- ¡Hola John! ¡Cuanto tiempo sin verte!- dijo Helen.
- Ah hola...¿Mesa para dos? Vayan a esa del fondo- dijo John marchándose-.
- ¡ESPERAAAA!- dijo July.
- Pero ¿Qué queréis? Ya nos separamos del grupo ¿Recordáis?- dijo John.
- ¡Queremos que vuelvas!- dijo July.
- Estamos juntando al grupo de nuevo ¡No hay que rendirse!- dijo Helen.
- ¡No! ¡Yo no pienso volver al grupo! ¡Aquí todos me quieren y reconocen mi talento!- dijo John.
- ¿¡AUN NO ME HAS TRAÍDO MI PLATO DE ESPAGUETIS, CAMARERO TORPE?! ¡TRÁEMELO AHORAAAAAAAAAA!- dijo una señora.
-¿¡DÓNDE ESTA LA SOPA PARA MI HIJA?!- dijo un señor.
- ¡¿Y MIS SARDINAS FRITAS?!- dijo un niño. Todas las personas empezaron a abuchearle y a tirarle servilletas, tenedores y pan. El se puso contra una pared, alguien le tiró un cuchillo que quedó clavado justo al lado de el.
- ¡Mejor dicho, acepto volver a ser súper héroe!- dijo Manzanaman aterrorizado - ¡Ahora vayámonos de aquí antes de que me claven un cuchillo!-.
- Ahora vayamos a buscar al chucho apestoso de Perroman- dijo Gatowoman. Fueron al puesto de perritos calientes que estaba en un parque. Allí estaba Mark o Perroman.
- Perritos calientes, ricos, ricos, ricos, un euro cada uno, repito solo un euro- dijo Mark aburrido.
- ¡Hola Mark, cuanto tiempo sin verte!- dijo Helen.
 - Hmmmff, vale, muy bien, ¿Queréis un perrito?- dijo Mark.
- ¡No! No hemos venido para eso- dijo July. Pero John ya estaba pidiendo dos perritos para él.
- ¡John! ¡No hemos venido para comprar perritos calientes!- dijo Helen. John le dio un mordisco a uno de sus perritos.
- ¡PUAJ PERROMAN, EN SERIO, HACES UNOS PERRITOS ASQUEROSOS!- gritó John.
- ¡No! ¡Yo ya no soy Perroman! ¡¿ Y  por qué lo dices gritando?!, ahora todos saben que yo era Perroman!- dijo Mark.
- Mark, estamos juntando el grupo otra vez, ¿Te unes? ¡No hay que rendirse!- dijo July.
- ¡Pues vale, pero nunca más volváis a gritar que soy Perroman ¿VALE?- gritó Perroman.
- Vale, pero creo que acabas de hacerlo...- dijo Helen. Mark se tapó la boca.
- ¡El equipo súper héroes pringaos a vuelto!- gritó July.
- Sí, yupi pero ahora tengo que ir a vomitar, los perritos asquerosos de Perroman no me han sentado muy bien- dijo John agarrándose la panza. De repente el móvil de July empezó a sonar. July contestó:
- Si?...Aha...Aha...¿en serio? ¡No!...bueno, vale vale.....ahora se lo digo, no se preocupe...¡Bueno tranquilo tranquilo!...¿Mañana?...Aha...bueno Adios....corto ¿Ehe?....chau- dijo July hablando por el teléfono. July cortó y dijo:
- ¡Chicos, volvemos a la oficina! ¡Se ve que todos los súper héroes comieron los perritos de Perroman y se han puesto enfermos y ahora solo quedamos nosotros!-. Los súper héroes saltaron de alegría. Al día siguiente fueron a la oficina. Esta vez no llegaron tarde porque estaban muy contentos.
- ¡Uf, que suerte que estéis aquí a tiempo! ¡Os enseñaré como funciona todo! ¡Y por favor esta vez no me falléis!- dijo el jefe- En vuestras salitas tenéis detrás de ese cuadro, los tubos de salida. Cuando os suene la alarma, tenéis que correr el cuadro y meterlos por el tubo que os llevará a toda velocidad hacia el lugar donde haya peligro. Bueno, sigamos. Cuando os suene la alarma, una persona dirá, por ejemplo: "ALERTA ALERTA, UN CASO 32CKN, REPITO, UN CASO 32CKN". El caso 32CKN es un caso no muy grave, como por ejemplo, cuando un gatito está atrapado en un árbol. También puede decir "UN CASO C23P2". El caso C23P2 es un caso un poco grave. Tambien puede decir "UN CASO 667JA" el caso 667JA es un caso muy grave y por ultimo esta el caso S3O2S que es un caso gravísimo-. Los súper héroes estaban casi dormidos de lo tanto que les había hablado el jefe.
- Oye, ¿que hora es?- preguntó Perrroman. El jefe se arremangó y enseñó su reloj de oro puro.
- Las diez y treinta y ocho, ¿Porque?- dijo el jefe.
- ¡HAS ESTADO MEDIA HORA EXPLICANDONOS TODO ESTO!- dijo Bananawoman.
Bueno, se pusieron en sus salitas y empezaron a jugar al tetris en su ordenador. Estaban nerviosos. Hasta Perroman que era campeón del tetris se puso nervioso y perdió en el primer nivel. Entonces sonó la alarma.
- "ALERTA ,ALERTA, UN CASO 32CKN REPITO UN CASO 32CKN"- dijo la alarma. Los súper héroes respiraron hondo, apartaron el cuadro y salieron disparados hacia un árbol donde había un gatito atrapado. Gatowoman escaló el árbol pero el gato estaba atrapado entre las ramas. Entonces todos los súper héroes empujaron fuerte y sacaron al gatito. Volvieron a la oficina.
- "ALERTA ALERTA, UN CASO 667JA,REPITO, UN CASO 667JA"- dijo la alarma. Salieron por el tubo de salida y llegaron a un banco. Unos ladrones lo estaban robando. Perroman ladró y los ladrones se asustaron, Bananawoman y Manzanaman sabian un poco de karate porque habían ido a clases juntos, entonces  paralizaron a los ladrones con sus patadas mientras Gatowoman los ataba.
- "ALERTA ALERTA, UN CASO C23P2,REPITO, UN CASO C23P2"- dijo de nuevo la alarma. Lo súper héroes estaban muy orgullosos de ellos mismos. Esta vez era una anciana que se había caído a una fuente de cabeza y no podía salir. Los súper héroes juntos empujaron y la anciana salió de la fuente.
- "ALERTA ALERTA, UN CASO 667JA, REPITO, UN CASO 667JA"-.
Ahora era un incendio que los bomberos no podían apagar. Gatowoman con sus uñas escaló por la casa en llamas y fue sacando a las personas. Mientras, Bananawoman Y Perroman tenían cubos de agua, que echaban al fuego. Pero Manzanaman dijo que no hacia falta cubos porque su padre era piloto de helicóptero y aun tenia el helicóptero. Manzanaman tenia un cubo enorme y lo llenó de agua y con el helicóptero lo llevo hacia el incendio y lo apagó. Nadie se murió gracias a ellos. El día acabó y los súper héroes quedaron agotados. Por suerte, no hubo ningún caso S3O2S. Estaban orgullosos de si mismos. Pu tenía razón. No hace falta tener poderes para ayudar a la gente.
Los súper héroes, satisfechos por el trabajo realizado, dejaron la oficina. Pero cuando se iban escucharon a la alarma diciendo:
- ALERTA ALERTA SÚPER CASO S3O2S REPITO SÚPER CASO S3O2S-.
- ¿Habéis oído eso?- dijo Bananawoman.
- ¡SÍ! ¡UN CASO S3O2S!- dijo Manzanaman. Los súper héroes corrieron hacia su salita y salieron por el tubo de salida. Llegaron al centro de la ciudad a toda velocidad. Entonces vieron a un hombre con el pelo muy rizado, castaño y levantado como un pastel con demasiada levadura. Los súper héroes ridículos se escondieron para escuchar que decía.
- ¡DADME VUESTRO DINERO O DESTRUIRÉ VUESTRA CIUDAD!- dijo.
- ¡Ooohhhh! ¡Sí que es un caso S3O2S!- dijo Bananawoman.
- ¡Hay que detenerlo!- dijo Perroman.
- ¡NOOOOO! ¡NOS QUEDAREMOS AQUI SIN HACER NADA!- dijo Gatowoman en sentido sarcástico. Los súper héroes volaron hacia él y se pusieron en una pose guay. Muchísima gente estaba en la calle y encima de los edificios viendo que pasaba.
- ¡Aaahhh mira! ¡Pero si son los Súper Pringaos! He visto vuestro video en internet ¡JA, JA, JA ,SOIS INÚTILES!- dijo ese señor tan malo.
- ¡Estamos aquí para detenerte seas quien seas!- dijo Manzanaman.
- ¡SOY CAPITÁN RAYO Y QUIERO SER RICO!- dijo Capitán Rayo.
- ¿Ah sí? ¡Pues deberías hacer otra cosa en vez de robar!- dijo Gatowoman. Entonces Manzanaman disparó una manzana pero Capitán Rayo la paró con un rayo de color violeta.
- ¿En serio? ¿UNA MANZANA? ¡JA JA JA! ¡EN SERIO MANZANAMAN! ¿NO PUEDES HACERLO MEJOR?- dijo. Entonces la cogió y le dio un mordisco. Perroman le ladró. Entonces Bananawoman empezó a girar alrededor del malo hasta marearlo. Luego le dio una patada en toda la cara.
- ¡Bien hecho!- dijo Gatowoman. Y las dos chocaron los cinco.
- ¡Muy dolorosa patada pero no podréis resistir mi rayo!- dijo Rayo. Entonces de sus dedos salió un rayo que electrocutó a Bananawoman y se estampó contra un edificio.
- ¡Oh no! ¿Estás bien?- dijo Manzanaman.
- Sí...- dijo Bananawoman débil. Entonces Bananawoman se desmayó.
- ¡UNA MENOS, JUA JUA JUA JUA! - dijo Capitán Rayo.
- ¡Oh no, estamos perdidos! ¡Bananawoman es la más lista y ágil del grupo! ¡Sin ella no podemos conseguirlo!- dijo Manzanaman.
- ¡AHORA VOY A POR TI, GATITA!- dijo el capitán Rayo. Toda la gente lo grababa con sus móviles. Lo miraban como si estuvieran en el cine. Entonces capitán Rayo cogió a Gatowoman.
- ¡AAAAAHHH, SOCORRO PERROMAN, AYUDAAA!- gritó. A Perroman le apareció un ángel y un demonio en sus hombros.
- ¿Quienes sois vosotros?- preguntó.
- Somos tu conciencia- dijo el demonio.
- Ah-.
- Vamos a ayudarte a decidir si vas a salvar a la chica o no- dijo el ángel.
- Uf! Justo lo que necesitaba- dijo Perroman.
-  ¡Yo digo que la salves, aunque no te caiga bien!- dijo el ángel.
- ¡NO! ¡DEJA QUE LE HAGAN DAÑO! ¡ES TU ENEMIGA!- dijo el demonio.
- No, no es mi enemiga, solo que no nos caemos muy bien- dijo Perroman.
- Sálvala! ¡Bueno, es como la amiga de tu amigo!- dijo el ángel.
- ¡No la salves, recuerda cuando te insultaba!- dijo el demonio.
- Vamos! Rápido sálvalaaa!- dijo el ángel.
- ¡No, es tu enemiga!- dijo el demonio.
- ¡NO ES MI ENEMIGA, ES MI NOVIA!- dijo Perroman. Entonces empujó al demonio que se cayó de su hombro.
 - ¿Has dicho novia?- susurró el ángel.
- N...no..q...quería decir que..que no n...nos caemos bien- dijo Perroman rojo de vergüenza.
- ¡Uuuuuhh, te gusta!- dijo el ángel.
- ¡N...no es verdad!- dijo Perroman.
- Bueno, te guste o no, sálvala- dijo el ángel.
- ¡OYE TÚ, CAPITÁN RAYO!- dijo Perroman.
- ¡Uuuuuhh que miedo!- se burló el Capitán rayo.
- ¡SUELTA A LA CHICA!- dijo.
- ¿Y qué me vas a hacer si no la suelto?- dijo Rayo. Perroman empezó a morderle las piernas y el Capitán Rayo soltó a Gatowoman que cayó encima de los brazos de Perroman.
- M...me has salvado- dijo.
- S..si- dijo Perroman. ¡Y se dieron un romántico beso!.
- ¡OHHH!- dijo Manzanaman.
- Vale, vale, ¡Muy bonito pero no vais a poder luchar contra mi! ¡JUA JUA JUA!
- Chicos, tengo un plan pero todos tenéis que colaborar- dijo Manzanaman.
- Ok- dijo Gatowoman.
- Bien, Gatowoman, intenta despertar a Bananawoman, mientras Perroman distráele yo voy a ir por unas cosas, ahora vuelvo, pero ten, Perroman te doy un walkie-talkie para poder comunicarme contigo- dijo Perroman. Y así lo hicieron.
- ¡Estoy aquiiiii!- dijo Perroman a Capitán Rayo. Capitán Rayo le tiró un rayo pero Perroman lo esquivó.
- ¡Trata de cogerme!- dijo. Capitán Rayo le tiró otro rayo y el lo esquivó. Perroman le empezó a morder los tobillos.
- ¡Au, Au!- dijo Rayo. Entonces le dio una patada y casi se estampa contra un edificio pero consiguió esquivarlo y cayó en una fuente.
- ¡JA JA JA JA!- dijo Capitán Rayo.  Entonces Perroman le tiró un jarrón que encontró en un balcón de un edificio. Luego cogió el walkie-talkie y habló con Manzanaman.
- Hola? Manzanaman? ¿¡Donde estás?! ¡date prisa!- dijo.
- Estoy yendo a buscar tu puesto de perritos calientes- dijo Manzanaman.
- ¿Y para qué estás yendo hacia allí? No irás solo porque tienes hambre ¿No?- dijo Perroman.
- No, tranquilo, ya lo verás...ehh Perroman creo que estoy en...¡AAAHAH UUUH YYYH AAAUHH!- dijo Manzanaman. Pero el Walkie-talkie se cortó.
- Hola? Estás?....yujuuuuu?- dijo Perroman. Entonces se acercó a Gatowoman que intentaba despertar a la pobre Bananawoman.
- Oye Gatowoman quédate distrayendo al Capitán Rayo, tengo que hacer una cosa- dijo Perroman. En ese momento, Bananawoman se despertó y dijo:
- ¡Voy contigo!-.
- ¡Bananawoman! ¡Estás bien!- dijo Gatowoman.
- Sí, ¡y ahora me voy con Perroman a hacer lo que sea que vaya a hacer!- dijo Bananawoman. Los dos se fueron volando en dirección al parque donde estaba el puesto de perritos calientes. Gatowoman empezó a distraerle.
- Bueno, ¿A dónde vamos?- preguntó Bananawoman. Perroman le explicó toda la historia.
- Muy bien...¡Mira desde aquí ya veo el puesto de perritos!- dijo Bananawoman. Volaron hacia el puesto. Bananawoman cogió un bote de ketchup.
- Llévatelo, créeme, lo vas a necesitar- dijo. Entonces vieron unas pisadas.
- ¡Vaya, pisadas! ¡Y mira! ¡Hay un reloj de oro puro!- dijo Perroman.
- Oh oh...recuerda, ¿Quién tenía un reloj de oro puro?- dijo Bananawoman.
- ¡OOH! ¡EL JEFE HA SECUESTRADO A MANZANAMAN!-.
- ¡Vamos, sigamos las pisadas!- dijo Bananawoman. Llegaron hacia una sala oscura, dentro estaba Manzanaman atado, el walkie-talkie en el suelo y roto, y el jefe con unos ninjas.
- ¡QUIETOS TODO EL MUNDO!- dijo Bananawoman.
- ¡SÍ, TENGO UNA ARMA!- dijo Perroman enseñando el bote de ketchup. Los ninjas y el jefe se partieron.
- ¿Y qué nos va a hacer con el bote de ketchup?- preguntó el jefe. Perroman les disparó ketchup a los ojos de dos ninjas.
- ¡AAAAHH ME HA ENTRADO KETCHUP EN EL OJO!- dijeron, y se cayeron para atrás. Bananawoman empezó a dar patadas de karate mientras Perroman les disparaba con su bote de ketchup. Después de unos minutos quedaron todos los guardias en el suelo llenos de golpes y ketchup. Perroman desató a Manzanaman.
- ¡Muchas gracias, amigos!- dijo Manzanaman.
- Pero jefe, ¿Por qué secuestró a Manzanaman?- preguntó Bananawoman.
- ¡PORQUE CAPITÁN RAYO ES MI MEJOR AMIGO! ¡NO LE PODÉIS HACER DAÑO!- dijo. Pero ellos salieron de la habitación. Entonces fueron al puesto de perritos calientes.
- Perroman, ¿Puedes hacer un perrito caliente igual de asqueroso como antes, por favor?-dijo Manzanaman. Perroman lo hizo y luego llegaron donde estaba Capitán Rayo y Gatowoman. Entonces siguió el plan de Manzanaman:
- ¡Ohh, increíble Capitán Rayo! ¡Nos rendimos y te regalamos un perrito caliente porque ganaste la batalla- dijo Manzanaman.
- Ahh gracias por el perrito, me moría de hambre- dijo Capitán Rayo y le dio un mordisco.
-¡ AAAAHHH ESTA ASQUEROSO!, ¡MI PANZA ME DUELE, LA PANZAAAAA! ¡ME ENCUENTRO FATAL VOY A VOMITAR! - dijo tirándose al suelo. Mientras, Gatowoman lo ató y lo llevaron a la policía.
- ¡MISION CUMPLIDAAAA!- gritó Bananawoman. Toda la gente aplaudió y gritó. Gatowoman y Perroman se dieron un abrazo. Días después  dieron un discurso en el ayuntamiento de la ciudad.
- ¡GRACIAS, GRACIAS! ¡PERO TODO ESTO NO HABRÍA PODIDO CONSEGUIRSE SIN LA AYUDA DE NUESTRO AMIGO PU!- gritó Manzanaman. Y Pu subió a la parte del ayuntamiento donde estaban dando el discurso y les dio un abrazo. Días después Bananawoman, Perroman, Gatowoman y Manzanaman fueron a visitar a Pu.
- ¡SOY VUESTRO MAYOR FAN, TENGO, UNA LIBRETA CON VUESTRA FOTO, UNA ALMOHADA TAMBIEN CON VUESTRA FOTO, MILLONES DE PÓSTERS Y UN ESTUCHE CON LÁPICES!- dijo Pu.
- ¡Pues tengo una buena noticia!- dijo Perroman.
- ¡Perroman y yo somos novios! - dijo Gatowoman. Todos gritaron de alegría y Bananawoman y Gatowoman se abrazaron. Y bueno, como se suele decir en los cuentos que acaban bien...
Y vivieron felices y comieron perdices
Fin































lunes, 1 de julio de 2013

La hora del té



"¡Chicas, chicas! ¡Os invito a mi casa esta tarde a tomar el té! A las cinco" Dijo Blancanieves enviando el mensaje a todas sus amigas princesas. Jazmín, Rapunzel, Cenicienta, la Bella Durmiente, Bella, la Sirenita...todas le contestaron. A las cinco todas llegaron a la casa de Blancanieves. Todas, menos una,La Bella Durmiente.
- Hola! hola! hola! Pasad ¡Pasad! ¿Y Bella Durmiente no ha venido?- dijo Blancanieves.
- Sí, lo que pasa es que se ha vuelto a dormir- dijo Jazmín - Es que es muy dormilona. Así que es mejor que no esperemos a tomar el té con ella porque estará frío cuando ella llegue. ¿Sabéis que la alfombra mágica de Aladin se ha roto y he tenido que ir en elefante hasta aquí?-.
- ¡Ja! ¡Pues yo he tenido que ir sin un zapato que es peor!- dijo Cenicienta - tengo que comprarme cuatro tallas menos de zapato porque si no siempre los pierdo. Pero es que siempre me acuerdo después de haber comprado el par de zapatos-.
- ¡Hola! Sabéis? Suerte que le he dicho a mi príncipe que no venga. ¡Ya os acordáis de como es Bestia!- dijo Bella.
- ¡Uy si! ¡El mes anterior rompió mis preciadas tacitas de té! ¡Y se tiraba eructos en la mesa!- dijo Blancanieves.
- ¡Hola! ¡No sabéis que bien es estar fuera del mar!. Si, siento tantas algas en mi vestido, pero es que no sabéis cuantas algas hay en el mar!- dijo la Sirenita.
- Hay! hay! Mi pelo! Cuidado no lo piséis! Es que hoy no me ha dado tiempo para recogérmelo. Es que me lo peiné a las cuatro y a las cinco tenía que estar aquí. Para recogérmelo tendría que haberme peinado a las tres- dijo Rapunzel.
- Holaaaa- dijo la Bella Durmiente. Pero cuando entró en la casa de Blancanieves, se tumbó en el sofá y se durmió.
- ¡Siempre igual Bella durmiente! ¡Anda despierta y vayamos a tomar el te!-. Todas las princesas se sentaron alrededor de una mesa y tomaron su té mientras halaban.
- Oye Rapunzel, ¿Seguro que no quieres que te recoja el pelo? ¡Estas metiendo tu pelo en mi té!- Dijo Bella.
- Pues seria un poco más cómodo, la verdad- dijo Rapunzel. Entonces Bella le empezó a hacer dos moños en el pelo. Uno a cada lado de su cabeza.
- ¿Qué es este bulto que hay en mi bolso?....¡AHHH sí! ¡Es una manzana!- dijo la Sirenita.- ¿Por qué tendré yo una manzana en mi bolso?...Blancanieves, ¿La quieres?-.
- ¡Uy no! Desde que me comí la manzana envenenada tengo Manzanafobia- dijo Blancanieves.
- ¿Qué es Manzanafobia?- Dijo Cenicienta.
- ¡Pues fobia a las manzanas, tonta!- dijo Jazmín.
- ¡Mirad! ¡Bella Durmiente se está despertando!- dijo Rapunzel.
- ¿Es que se había dormido?- preguntó Ariel (la Sirenita).
- Sí, ¡Se durmió encima de su té!- dijo Blancanieves.
- ¡Vaya siesta que me he pegado!- dijo Bella Durmiente.
- ¿De qué te asombras? ¡Si siempre estas durmiendo!- dijo Jazmín.
- Oye Jazmín, estás un poco insoportable hoy. ¿Te despertaste con el pie izquierdo?- dijo la Sirenita.
- ¡Bueno! ¿Qué has hecho esta mañana Bella Durmiente? ¿Dormir? ¡Tienes que hacer un poco más de ejercicio!- dijo Blancanieves.
- No, visité a mi prima Alicia-.
- ¡Ahh! ¿Y cómo está la pequeñaja de Alicia? ¿Aún va al país de las maravillas?- preguntó Cenicienta.
- No, sus padres la han enviado al psicólogo porque aún se imagina al conejo blanco-.
- ¡Pobrecita!- dijo Jazmín.
- ¡Al menos te preocupas por alguien Jazmín!- dijo Ariel. Jazmín gruñó.
- Yo hoy fui a visitar a Tiana (la princesa y el sapo)- dijo Blancanieves.
- ¡Ah! ¿Y que tal está? ¡Es mi mejor amiga!- dijo la Bella durmiente- Lo que pasa es que nunca la puedo ir a visitar porque siempre estoy durmiendo-.
- Bueno, me la encontré besando sapos porque me ha informado de que una bruja ha vuelto a hechizar a su novio, se ha convertido en sapo y se ha mezclado con los demás sapos de la charca y aún Tiana no lo ha encontrado-.
- ¡Ya está Rapunzel! ¡Tus dos moños están terminados!- dijo Bella.
- ¡Wow estoy genial- dijo Rapunzel.
- ¡Jajajaja! ¡Te pareces a la princesa Leia Organa de la Guerra de las galaxias!- dijo Jazmín.
- ¡No, que va! Es amiga mía pero ella es más valiente que yo. ¡Yo ni en sueños estaría en una nave ni tendría una pistola!- dijo Rapunzel.
- ¡Aquí tenéis! Ricos pastelitos que he hecho hoy con las ardillas ¡Y tenedores pequeñitos para comer!- dijo Blancanieves. Todas las princesas miraron a Ariel que se estaba peinando con el tenedor.
- ¿Qué pasa? ¡Es que tengo la costumbre de peinarme con esto!- dijo Ariel.
- ¡Ja! ¡Eres ridícula Ariel!- dijo Jazmín.  Ariel gruñó, tiró el tenedor al suelo y dijo:
- ¡YA BASTA JAZMÍN!-. Entonces se tiró encima de Jazmín y se estiraron de los pelos, se pegaron, se insultaron....
- ¡Por mi zapatito de cristal! ¡Comportaos! ¡Parecéis el novio de Bella cuando tiene hambre!- dijo Cenicienta.
- ¡Oye, mi novio no hace eso!- dijo Bella.
- ¿Podéis volver a ser amigas?- dijo Blancanieves.
- Ahhhh, sí, lo siento Ariel, me comporté como una boba-.
- Y yo también lo siento Jazmín-. Las dos se abrazaron.
- ¡Bueno, sigamos hablando!, ¿Sabéis Gruñón? ¿El enanito ese? Bueno, pues ¡Está saliendo con Risitos de oro!- dijo Bella.
- ¿En serio? ¡Pero si es imposible que un gruñón como él y una niña tan fina salgan juntos!- dijo Rapunzel.
- ¿Ahora os enteráis? ¡Yo me enteré la semana pasada!- dijo Cenicienta.
- ¡Uy, me tengo que ir! ¡Es mi hora de la siesta!- dijo La bella durmiente- ¡Adiós amigas!-.
- ¡Y yo también me tengo que ir! ¡Neptuno se enfada conmigo si voy tarde a casa!- dijo Ariel- Chau!-.
- ¡A mí Aladin me espera en casa!- dijo Jazmín- ¡Adios!-.
- ¡Yo me tengo que ir a comprar zapatos- dijo Cenicienta.
- ¡Pero si es el sexto par que te compras esta semana!- dijo Blancanieves.
- Ya lo sé pero es que ¡ADORO LOS ZAPATOS! ¡Adiós!- dijo Cenicienta.
- Mi novio se enfada mucho si no estoy con él, ¡Chao!- dijo Bella.
- Bueno, ¿Te quedas, Rapunzel?- dijo Blancanieves.
- Sí, no tengo nada que hacer-.
- ¿Te apuntas a una fiesta de pijamas esta noche? ¡Haré Palomitas, jugaremos a guerra de almohadas y te presentaré al señor búho!- dijo Blancanieves.
- ¡Vale, me apunto! ¡Me encantan las fiestas!- dijo Rapunzel.

FIN